domingo, julio 24, 2016

 

--LAS RADIOFÓRMULAS--


Es fascinante el poder de penetración que tiene la repetición sistemática de un mensaje sobre la cabeza humana.
Si tú trabajas por ejemplo en un taller en el que tienen puesta la radio, oirás las mismas canciones sin parar, un día detrás de otro.
Y ya ha llegado la cosa a un punto en que no es necesario que sean pegadizas, originales o inspiradas. Después de escuchar seiscientas veces la misma tonada, cualquier puta mierda amorfa, mediocre  e insustancial, se te instala en el cerebro por cojones, aunque ni siquiera te guste.


Como los políticos se den cuenta de esto, estamos bien jodidos.
---------------------------------





Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?