jueves, septiembre 20, 2018

 

--LOLA Y PACO--


Lola- Últimamente me ha dado por darle vueltas al concepto "todo" y me tiene muy desconcertada.
Paco- No me extraña, Lola. Es un tema harto complejo. Es como concreto y abstracto a la vez.
Lola- Ahí, ahí está la cosa. Es el máximo imaginable, el non plus ultra, como si dijéramos, ¿no?
Paco- Claro. El todo contiene cuanto conocemos y cuanto imaginamos, lo físico y lo metafísico, lo tangible y lo inmaterial, desde la más mísera partícula hasta el mayor de los pensamientos.
Lola- Lo que no sé es si sería equivalente a la idea de infinito. Me parece que no, porque infinitas hay muchas cosas y el todo las abarcaría también a ellas.
Paco- Estoy de acuerdo. Yo diría que el todo es el continente absoluto ya que fuera de él no puede haber nada, puesto que la propia nada está incluida en el todo. No se puede concebir algo mayor que eso.
Lola- Joder, Paco, me encantas porque contigo se puede hablar de todo.
vvvvvvvvvvvvvvvvvvvv
vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv
vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv
vvvvvvvvvvv
vvvvv

miércoles, septiembre 12, 2018

 

-LOS CUENTOS BREVES DE ARMANDITO LAFOYETTE--


Cuando Armandito era estudiante y estaba a punto de matricularse en la facultad de medicina, reflexionó un poco y vio que gozaba de una salud estupenda.
¿Para qué quiero ser médico si apenas me pongo enfermo?, pensó. Y abandonó la idea.

__FIN__



domingo, septiembre 02, 2018

 

--CUATRO PEDRADAS A LA INTELIGENCIA--







sábado, septiembre 01, 2018

 

--CRÓNICAS DEL FUTURO - AÑO 2056 - AMBULANCE TRASTORNG, EL CICLISTA MÁS ASTUTO JAMÁS VISTO--


Presentador- Buenos días, señor Ambu.

Ambulance Trastorng- Buenos días, pero mejor llámeme Lance.

Presentador- Muy bien, señor Lance. Usted es el ciclista más grande de la historia y con enorme diferencia. Ganó todos los Tours, los Giros y las Vueltas del año 2020 al 2027, además de olimpiadas y mundiales. Es decir, todo. Algo realmente increíble. Ahora que ya ha pasado el tiempo, ¿puede explicarnos cómo pudo hacer tal cosa?

Lance- Simplemente fui más listo que mis rivales.
Desde los tiempos de Perico Delgado, hasta los de mi tocayo Armstrong, pasando por Indurain, el mundo de la bicicleta no paraba de evolucionar; la fibra de carbono sustituyó al aluminio, los cascos se hicieron cada vez más aerodinámicos, los materiales más ligeros… en fin, la eterna lucha de los ingenieros por reducir el peso de las máquinas.
Y en ese contexto, a mí se me ocurrió algo que a los demás no. Yo pasé de transfusionarme sangre, de tomar sustancias dopantes, de ocultar motores eléctricos en la bici y de todo lo que hacían los demás y que acababa siempre por ser descubierto y sancionado.
Yo era un corredor bueno, por supuesto, y hubiese ganado alguna carrera seguramente. Pero si alcancé ese increíble palmarés fue por mi audacia, por estar muy por delante del resto en cuanto a imaginación e ingenio.

Presentador- ¿Pero nos va a desvelar la clave o no?

Lance- Si hombre, no se ponga nervioso, je je. 
Llegó un momento en que a las bicicletas ya no se les podía bajar más el peso. Todo tiene sus límites en esta vida. Entonces yo pensé en cómo podría reducirle el peso a la otra parte del ciclismo: al ciclista, o sea a mí, je je.

Presentador- Pero, bueno, hacer dieta está al alcance de todo el mundo y a demás se pierde fuerza, resistencia, etc. ¿no?

Lance- No, no se trataba de adelgazar y quedarse como una anguila, en efecto. Verá, aquí viene el bombazo: yo tengo los fémures, las tibias, los húmeros, etc. de fibra de carbono, como los propios tubos de la bici, je, je.

Presentador- ¡No me joda!

Lance- Sí, je, je. Yo cada vez pesaba menos. A medida que entre carrera y carrera me cambiaba un hueso, bajaba unos gramos importantísimos. Mientras los demás equipos se devanaban los sesos intentando restarle diez gramos al sillín o a las llantas, yo bajaba un cuarto de kilo cambiándome toda la parte de arriba del cráneo por un cuenco de carbono forrado de porexpán, con lo cual además me ahorraba el casco.

Presentador- Pero, bueno, ¿y al final, cuánto de usted era de carbono?

Lance- Mucho. Cada temporada me sustituía algo. Costillas, clavículas, pelvis… Mire, a modo de anécdota, en el 2023 tuve mi primer hijo, y dos años más tarde, gemelos. Pues bien, me iba a hacer la vasectomía cuando pensé que podía aprovechar para cambiarme los testículos por unos sintéticos, pero al final aún tuve una idea mejor, me los capé directamente y gané por partida doble: me quité más peso y encima me libré de las molestias que dan los huevos muchas veces cuando no se acomodan bien sobre el sillín. 

Presentador- ¡Asombroso!


Lance- Sí, je, je. En mi último Tour yo que medía 1’82 y estaba perfectamente musculado, pesaba sólo 37 kilos, je, je. Subía los puertos como una puta centella, je, je.




sábado, agosto 18, 2018

 

--EL MAYOR ENIGMA DEL UNIVERSO--



Al ser humano siempre le ha picado la curiosidad de conocer el origen del universo, la vida, la muerte, y cosas por el estilo. Pero como el ser humano es más tonto que su puta madre y el cabrón de su padre juntos, no se ha dado ni cuenta de que hay enigmas en el mundo mucho más oscuros que toda esa mierda.
Para mí por ejemplo, el misterio mayor de todos no es la existencia de dios, los extraterrestres, o la física cuántica, sino los pelos. Sí, los pelos.
El comportamiento de los pelos es lo más incomprensible que existe, lo que pasa es que no pensamos un carajo.
Miremos la pelambre de un leopardo, un orangután, un toro, o cualquier otro bicho. ¿La tienen todos de la misma medida?: No. ¿Y eso por qué?: Ni puta idea. 
Ni lo sé yo, ni lo saben ustedes, ni lo sabe nadie, incluido Albert Einstein. 
Ningún biólogo -y aún menos un maestro de escuela- tienen ni la más remota idea de por qué los pelos dejan de crecer a una determinada medida en cada animal. ¿Se ha preguntado alguien por qué hostias a un perro bobtail le crecen los pelos hasta que llegan a diez centímetros y ahí paran, y en cambio en un doberman se detienen en cuanto llegan a un centímetro escaso? ¿Es que el pelo sabe cuándo debe dejar de crecer dependiendo de la especie que sea? Vamos, no me jodas, ¿acaso no está compuesto de la misma materia y se nutre de lo mismo? 
Entonces, ¿de dónde cojones saca un pelo la información para detener el crecimiento según el bicho en que esté? ¿Tiene una cinta métrica o un pie de rey para comprobar la longitud que ha de alcanzar en la cola de un oso hormiguero o en el sobaco de un camello?
Bueno, pues si todo esto ya es de una inexplicabilidad que nos supera, en nuestra propia especie aún es más raro.
Resulta que en los seres humanos el pelo se comporta todavía con mayor capricho: nos crece en la cabeza, el bigote y la barba sin límite alguno. Es decir, si no te cortas el pelo nunca, él sigue creciendo sin parar desde el día que naces hasta el que palmas. 
Pero, ojo, en el resto del cuerpo no. En el pecho, las piernas, los brazos, el pubis o las axilas no crece indefinidamente. Ahí se para en cada sitio a una medida diferente. ¿Y eso a qué obedece? ¿Qué extraña fuerza decide esos límites?
Nadie lo sabe, ya digo. Pero la ciencia y los presupuestos de las naciones, siguen malgastando sus neuronas y su dinero en investigar si hay agua en Marte o gaseosa en Saturno. ¡Menuda gilipollez, amigos!
Y ya para acabar: Todos sabemos cómo es un león. El pelo les crece frondoso y largo que te cagas en la cabeza, el pecho y los hombros, pero, fíjate tú, oye, a partir de ahí ya no sigue más para atrás, dejando ante nuestros ojos un puto bicho a medio pelar, rematado además con una ridícula brocha al final de la cola.





This page is powered by Blogger. Isn't yours?