viernes, marzo 25, 2016

 

--UNA DE POESÍAS Y ENTREMESES--


Con unos pequeños temblores
levísimos, aquí y allá,
residuales,
la vi iniciar
y concluir al poco,
el tránsito
del estiércol material
a la mierda etérea.
Y vi, por el rabillo del ojo,
a un general
y dos dioses
a una ventana asomados,
en camiseta,
de brazos cruzados,
mordisqueando un palillo,
escupiendo por el colmillo,
mirando
los quehaceres de la muerte
mientras pensaban
cuán prosaico y banal
es lo trascendente.
-----------------
-----------------------
-----------------

En la caracola hueca
se oyen los mares.
Del vacío el eco
y la resonancia
porque ya no alberga
materia dentro.
Igual tendrían
que oírse pues
desde los agujeros
de las calaveras
rumores de pensamiento,
si los hubiera.





-------------------------------
-----------------------------------
--------------------------------


Ya ni me apetece
algunas veces
entrar 
a echar
un ojo
a las celdillas
que cavernan
mi cabeza,
a buscar
memorias,
a remover
los suelos
y los fondos
bajo
kilos
y
kilos
de polvo.
Ya no me apetece
muchas veces
volver
a hurgarme
las despensas
ni añorar
mis almacenes:

me doy pereza.
--------------------
-------------------------
---------------------
 Mi nariz
está alojada
a lo indigente
bajo el puente
de unas gafas.
Y es que sí,
también entre
los componentes
de nuestra cara

florecen castas.
--------------
-----------------
---------------
------------------
------------------
-------------------
----------------------
-------------------------------------------




Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?