sábado, marzo 14, 2015

 

--ZIRI - PARÁBOLA DE LOS LIMOSNEROS + BONUS--



Estaba como siempre Ziri ante una multitud heterogénea de personas, todas feas, incultas y de baja extracción social, cuando de entre ellos surgió un individuo singular, inculto, feo y pobre, que le dijo en tono sumiso:
-Ziri, oh, Ziri-Pandrullo, santo, sabio y profeta, ser único y autoobrado, hijo de ti mismo y dios supremo del absurdmundo, etc., háblanos del socorro, de la caridad, o de lo que se te salga de los huevos.
Y Ziri, subiéndose a un pilón, le respondióle a él:
-¿Cómo llámaste y a qué dedícaste, si puede sáberse?
-Llámome Pancracio de Acercandría y soy afilador errante, hijo de Anómales, el nómada y de su esposa, la mujer de Anómales el nómada.
-Encantado. Intentaré darte respuesta por medio de una contestación. Mira, mi torpe amigo, hallándose la ciudad de Atenas en graves carencias debido a la erupción volcánica de un cráter, hubo gentes que dedicáronse al auxilio de los perjudicados. Pero, oh, curiosas paradojas de la vida, no todos remando en la misma dirección.
Mientras unos ayudaban procurando alimento y cobijo a los menesterosos, otros apedreaban el Senado e increpaban con furor a los senadores lanzándoles huevos de mármol.
Y yo, que allá anduve, impelido por la curiosidad y las ganas de sapiencia, acerquéme a unos y a otros para conocer por ellos mismos los fundamentos de sus conductas.
-Y cuáles eran pues esas razones, oh, gran maestro Ziri.
-Pues que por un lado existen personas a las que les gusta ayudar a los pobres, darles agua, pan, abrigo y techo, y hasta servirles cual si fueren lacayos, en un emocionante gesto de humildad, pero en cambio hay otros colectivos que prefieren enfrentarse de manera enérgica a las autoridades para exigir que se corrijan las causas y orígenes de la miseria, en vez de cooperar en sustentarla.
Recuerdo que un mercader de sedas, orondo y lucido, mientras llenaba de lentejas el plato de un menesteroso, me dijo, casi con lágrimas en los ojos:
"¿Se da cuenta usted, don Ziri? Ese maldito grupo de revoltosos pretenden nada menos que acabar con la pobreza. ¡Acabar con la pobreza! ¡Por todos los dioses, qué disparate! ¿Usted que es sabio, entiende la postura de mi colectivo, verdad? ¡¿Si se acaban los pobres, a quién cojones socorreremos nosotros?!"
------
(Fragmento del capítulo octavo del volumen cuadragesimotercero de la obra "Asín Habló Ziri")

-------------------------
--------------------
-----------
BONUS
------






Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?