domingo, junio 24, 2012

 

--SALPICADURAS EXTERNAS--

Eran las siete menos treinta de la mañana. Raúl se despertó y echó una mirada a la cama: allá seguía Óscar, aún durmiente.
Había sido su noche de estreno. Todo salió bien, muy bien, mejor incluso que en los deseos.
Una sonrisa le incendió la cara. Estaba pletórico, exultante, con la minga pita. Abrió el balcón y salió a recibir el día. El sol empezaba a asomar por la colina.
Llenó su joven y poderoso pecho de aire fresco y gritó al mundo con todas su fuerzas.
Medio pueblo se removió bajo las sábanas al oír aquel largo y extraño alarido.

-EL CANTO DEL GAYER-
(Tom Foyerty)



Comments:
El canto del gayer...qué risión XD.
 
A que sí, a que sí...
 
Pues a Óscar, con el susto, ni la minga pita ni ná.
 
Óscar es un sujeto pasivo en esta historia. Que le den.
 
Me gusta la ilustración. No es que tenga que recordarme a nada, quiero decir que me gusta en sí misma, pero parece un mar de acero o de caucho de neumático con las olas embravecidas.
 
Un poco oscura salió al final.
Bien visto: un mar industrial, poligonero, de hormigón y carpintería de aluminio; un mar que se lleva al individuo a donde no hace pie, ni cabeza.
 
Me enlaza con perder o ganar ...que mas da....el color es muy a suerte y muerte...por x 0
 
... an de güiner is...
... an de luser is...
... la suerte está en la vida...
... la suerte está en la muerte...
... gud loc...
... bad loc...

... jelou, Mario...
... güelcom.
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?