lunes, mayo 21, 2012

 

--LEJANO FUTURO. Cap 3--



Year 2016 (año 2016) (year es año en inglés)
Ya se han extinguido varias etnias humanas en el mundo. Las tribus que vivieron durante milenios al cobijo de los grandes bosques o selvas y en las riberas de los ríos, no tenían ya ni masas forestales ni cauces fluviales limpios con los que sustentarse.
Robert-127 está viendo en la tele un viejo reportaje acerca del Amazonas. Ahora, por lo explicado anteriormente, no queda de qué hacer un documental que invite al ánimo.
La raza que domina el planeta es, y de forma abrumadora, la china. Debido a su peculiar tecnología, los chinos fueron creciendo en número en proporciones demográfica y geometralmente exponenciales. O sea, mucho y cada vez más.
El pueblo chino tiene especial destreza en fabricar cualquier cosa más rápido y peor que nadie. La pésima calidad de sus productos ha sido determinante en su devenir histórico: cintas aislantes que no pegan, llaves inglesas pasadas de rosca, serruchos torcidos, abrelatas que no encajan, destornilladores que se despuntan, mecheros que no encienden, tenedores que se doblan, ropa tóxica, adornos feos, globos que explotan con mirarlos...

"Globos que explotan con mirarlos..." En efecto, ahí está el secreto de su imparable crecimiento: ellos mismos se han fabricado siempre los preservativos. Sólo un chiflado usaría como anticonceptivo un condón chino. Pero ellos lo hacen. Y de ese modo lo que en apariencia sería una medida de control de natalidad, se convierte de facto en un magnífico programa de plaga demográfica.

Hay tensiones cada vez más preocupantes entre los chinos y los occidentales. La civilización china ha ocupado ya todo el oriente lejano, medio y próximo, todo el sur de la Antártida, así como las cuatro grandes islas del Pacífico Índico, Australia, Nueva Zelanda, Tasmania y Oceanía.
El pueblo chino tiene un carácter muy territorial. No nos referimos a un especial celo o querencia por la geografía que habiten, sino a su voracidad con respecto al espacio: Han de expandirse territorialmente porque ya no caben en ningún sitio.
Se prevé un enfrentamiento bélico, acaso la última guerra mundial.
Los servicios de inteligencia occidentales se saben inferiores. Por cada blanco, mulato o negro, hay mil trescientos amarillos. Pero aún se abrazan a una pequeña brizna de esperanza: confían en que el armamento que empleen los chinos se lo hayan fabricado ellos mismos.
(continuará)

Comments:
Un placer, siempre.

Jejeje, no me extraña que lo del armamento les de confianza.

Besos.
 
Chasgracias, muy amable.
Un besillo.
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?