domingo, abril 01, 2012

 

--PRUEBAS VISUALES--

--EN UN LEJANO FUTURO, en el año 2015, el petróleo se había agotado. Todos los vehículos funcionaban con energía eléctrica. Por eso subieron el litro de electricidad a 18 eurodólares. La tierra ya no producía. Los cereales desaparecieron envenenados por la química añadida al suelo durante siglos. El pan se cultivaba con células. Y había dos clases: las células madre para el pueblo y las células de puta madre para los ricos. Por eso sus panes eran más gordos. 
Como todo se construía a partir de células madre, los hombres tenían tetas. Y algunas mujeres también.
Robert-127 trabajaba en el Ministerio de Vigilancia y Seguridad. Era un individuo ministerioso y taciturno. Vivía solo en un apartamento con su mascota Estepario-33, un galgo disecado herencia de su padre. Ya no existían galgos en el planeta. Con la extinción de los conejos por comer zanahorias de invernadero, estos perros se quedaron aún más flacos y murieron. 
El nivel de mercurio en las charcas y acuíferos terminó también con las ranas y eso arrastró a las serpientes, unos animales aparentemente adaptados al arrastre. 
Robert-127 llegaba cada día a su domicilio cabizbajo y sin saludar a nadie. Cenaba una bandeja de algas congeladas y se metía en la cama. Como era muy bueno en el tema de la teletransportación, solía llevarse la tele del comedor al dormitorio para verla un rato. 
El agua estaba racionada en vasos que se podían beber de uno en uno. Cada tres meses, el Ministerio de Supervivencia y Alimentación, pasaba con aviones-cisterna y llenaba los depósitos que tenía los edificios en las terrazas. 
El invierno duraba entre seis y ocho horas y el resto del año era verano, un interminable verano de calor asfixiante. La gente se bañaba en los depósitos tomándose previamente una pastilla de cloro para no infectar el valioso líquido, con lo cual el agua potable ganaba en nutrientes y compensaba en cierta medida la pobreza alimentaria de los congelados. 
Desde hacía años el mar era un engrudo inutilizable. Los cetáceos se tuvieron que volver a la tierra, pero parecían una suerte de bacalaos encurtidos de los que todo el mundo huía por el hedor que propagaban. 
La vegetación, árboles y yerbas presentaban un aspecto amarillento. La clorofila también desaparecía de la naturaleza. Las abejas libaban cactus y sus índices de polinización cayeron en picado. 
Desde la desaparición de los combustibles fósiles, ya fueran crudos o cocidos, la composición del aire era un poco mejor que en generaciones anteriores, pero el deterioro de las capas protectoras de la atmósfera lo hizo ligeramente canceroso. Por lo menos ya nadie necesitaba fumar.
(continuará)
-------------------------------------------------------------

---------------------------------------------------------------------------------------------
LOS MATEMÁTICOS CUANDO VAN DE PICOTEO SE PIDEN PAN TOSTAO Y UNA TABLA NUMÉRICA.



LA BICICLETAS ESTÁTICAS SUELEN SER MÁS GORDAS QUE LAS DE CARRETERA, LÓGICAMENTE.


Comments:
Los matemáticos cuando van de picoteo se piden pan integral (o derivada, según) de trigonometría.

Todas tus entradas, tan variadas, me gustan mucho. Pero, "En un lejano futuro..." es un exponente de tu mejor estilo.

Un cordial saludo.
 
Eh! muy acertada la observación, sí, vaya que sí.

Muchas gracias, gentil persona.

Un apretón.
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?