jueves, agosto 21, 2008

 

-MUCHO CUIDADO CON LOS HUEVOS-


Cuentan que una vez a un niño que estaba ya muy mayor para llevar pantalón corto en invierno, y era más feo de lo recomendable, una gallina, la gallinita bonita cocoricoconut le puso un huevo en la cabeza mientras dormía.
El huevo huevito bonito cocoricocodrilo se le hundió en la rubia melena e se le incubó.
Y una larva larvita bonita cocoricocornflakes le creció dentro.
El niño grandote se rascaba y rascaba sin cesar de parar de rascarse y su mamá lo llamaba al orden porque hacía feo que todos lo viesen rascándose constantemente como los monos palmeros de los cocoricocoteros.

Y desesperado del sinvivir, se fue a Pamplona a los sanfermines. Y en cada encierro él sacaba entre los travesaños del burladero su cabecita bonita cocoricorroida con la esperanza de que algún toro se la empitonara y como si fuese un sacacorchos le vaciase el mal que llevaba dentro o le ensartase el parásito y le diera muerte.

Así que el primer día un astado bragado cocoricornamentado le metío en toda la nariz una cornada de dos trayectorias, a una por fosa, de tal modo que el niño yayón no tuvo nunca más necesidad de sonarse los moquitos bonitos cocoriconstipados, al quedarle el narigo colgando de una pieza como la lengüeta de un zapato.
Mas su cabeza seguía igual, con la roedumbre mala de la gusana gallinera.

Al segundo encierro, se zafó de los municipales y se plantó quieto con la cabeza gacha cuando bajaba la manada. Uno de ellos astifino y astijunto le endiñó de abajo a arriba de tal suerte que se le llevó las orejas puestas en mitad de los pitones. (Las orejitas del niñote se vieron agraciadas con un par de dilataciones muy a la moda, pero desprendidas del resto del chico.)
El niño viejarro cocoricompungido, se vio sin nariz y sin orejas. Menos mal que aún le quedaban los ojos para llorar al pobrecito. (El cráneo intacto.)

Y al tercer día, ya que lo tenían clichado las autoridades, alquiló por una fortuna un balcón de la calle Estafeta y justo cuando pasaban las reses, se les tiró encima en picado. Se liaron con él y lo cornearon a placer.
Por la tarde, en el hospital, se despertó y al mirarse en el espejo del lavabo vio con horror que su cabeza continuaba cerrada.
No tenía dentadura, no tenía orejas, no tenía nariz, y la mandíbula le había quedado desencajada a modo de visera sobre las cejas, -que gracias a eso salvó los ojos- pero el maldito cráneo de una pieza.

El niñito niñato bonito boniato cocoricocoetcétera, se quería morir. Hasta que vino el médico con los resultados de unas placas y le dijo amablemente que su cabeza estaba perfecta, que no tenía nada dentro y que todo había sido un sueño. Bueno, todo no, sólo lo de la larva de la gallina.

(Cuento apócrifo de los hermanos Grimma y Artonio Andersen a cascarla.)

Comments:
Yo también tengo en el cerebro una larva que me induce sensaciones y deseos. Bueno no, es el hipotálamo.
 
Mierda! Habrá que extirpar.
 
Mucho cuidado con los huevos, sí:

http://www.dailymotion.com/video/x1iiuy_ballbusting-vulneraballs-candice-01_news
 
Qué muestras de afecto más bonitas.
Lo digo con envidia.
A mí mi pareja nunca me ha querido tanto.
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?