sábado, agosto 30, 2008

 

-EL MAL VARIO Y LA SUERTE LENTA-

*Si te cuelgas una pata de conejo en el llavero, trae suerte. Pero si te comes al resto del roedor con arroz, aún trae más.

*En la antigua Prusia, Vladimir Sánchez Galán no tenía curro. Él y su familia se comían el verdín de los árboles.
Llevaba más de tres meses sin conseguir que le diesen trabajo en la fábrica de sal hasta que un día el pobre diablo tuvo suerte y lo cogieron para descargar un barco. La sal iba en sacos de 96 kilos. La jornada era de 32 horas diarias. No se paraba a comer. Únicamente cada 6 horas el patrón les permitía detenerse 10 minutos para que los trabajadores se pudiesen morder las uñas un poco y echar una meada.
Aún así, Vladimir se sentía afortunado, pues recibiría tres monedas de cobre y una de cartón por su labor, y se podría además quedar con los restos de sal que ensuciaban sus hombros.
De ahí viene lo de que la sal por encima del hombro es augurio de fortuna.

*Encender velas para hacer rogativas a los santos, para iluminar templos, para combatir el mal de ojo, o para adornar tartas de cumpleaños, proporciona seguridad y bienestar a los fabricantes de cera. Hay abejas que han conseguido amasar importantes fortunas.

*Tocar madera también trae suerte. Eso viene del ramo de los electricistas, pues saben que si tocan metales se pueden electrocutar, en cambio si tocan madera ya es más difícil.

*Hoy no tenía muchas ganas de escribir, se ve en seguida. Pero me da igual, porque vengo de que me lean la quiromancia de la mano y resulta que tengo la línea de la vida tan larga que me llega al sobaco.


Comments:
Menuda línea de la vida jeje

besitos de miel
 
Un tío con suerte. Eso es lo que soy, abejitas lindas.

Piquillos de ambrosía.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?