domingo, septiembre 09, 2007

 

--DE OTRO MODO NO TENDRÍA SENTIDO--

Lo queramos o no, nos pongamos humildes o mayestáticos, profundos o superficiales, debemos aceptar que aunque sea en una esquinita íntima del pensamiento, todos escondemos el malestar, el grano en el culo o la nariz de encontrar cuál es el sentido de nuestra existencia.Lo jodido es que sabemos perfectamente que tal cosa es una gratuita pérdida de tiempo. No hay sentido en nada, mucho menos en la vida, que es todo, o sea la suma de las nadas. Bien, ¿ y por qué nos afecta que tengamos o no sentido, que nuestros actos hayan de tenerlo.?
No lo sé, claro, pero partiendo de la premisa de que la vida no tiene sentido, de que buscar un sentido es totalmente absurdo, la idiotez más coherente tal vez fuera no buscar ese sentido imaginario, sino dedicar la tonta vida a la búsqueda del absurdo.
No voy a cejar. He visto a qué puedo dedicar mis días para que algo tenga un claro sinsentido.
http://s92.photobucket.com/albums/l23/blasdeker/?action=view&current=EQUIX.flv
No obstante, buscar el absurdo es como si nos propusiéramos buscar la música o el aroma o la gastronomía. Ya, sí, la música.., pero cuál. Hay miles de miles de estilos de música, miles de combinaciones comestibles, miles de pestes más o menos dóciles o agresivas. Hay multitud de fórmulas del absurdo.
Sabemos que el absurdo es practicado a diario por todo el mundo civilizado. (El mundo no civilizado no lo practica, simplemente lo es.) Se trata entonces de hallar cada uno su particular ecuación del tema. Yo, después de tanto y tanto absurdo cotidiano, tanto y tanto absurdo histórico, cultural, atávico, quiero guiar mis pasos por la senda del absurdo puro hasta llegar a la cumbre sublime del no entendimiento posible. Sé que no es fácil, pero no tengo otra cosa que hacer mientras me gasto día a día en absurdas actividades sin interés alguno. Sería absurdo no poner remedio a eso.
Y digo: Ya que las cosas inteligibles, cuando las inteliges se revelan absurdas, vayamos pues por la línea recta sin desvíos al enigma del absurdo íntegro, al núcleo seminal ininteligible, al clímax libérrimo del absurdo.
(Si nada, absolutamente nada, de lo que dijéramos pudiera ser entendido, sería el paraíso.)
(Refuta eso con los cojones, cabrón.)Un beso.

Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?