jueves, junio 21, 2007

 

--CICLO de CONFERENCIAS-- La Solución Global.-

Conferencia. Cambio climático, agua y pobreza en global.

Conferencia a cargo de Cristina Roes (Ecologistas en acción), Nino Trille (Ecologistas en acción), Miguel Romedo (Acsur-Las Segovias en acción) y el insigne Dr. Blas Deker (Naturistas en pelotas).


FECHA: 12 de Junio 2007 HORA: 19:30 LUGAR: en la Librería asociativa "Traficantes de sueños"(Librería asociativa) que se encuentra en-> Embajadores 35
CÓMO LLEGAR: C/ embajadores 35 Metros: Lavapies, Embajadores, Tirso de molina.


Buenas mañanas tengan ustedes. En esta conferencia examinaremos el calentamiento global y su sencillo tratamiento.

Se ha vertido mucha tinta sobre el cambio climático debido al calentamiento global por causa del deterioro atmosférico. Y siempre por agentes externos al planeta, es decir, por elementos que se hallan por encima de la corteza terrestre.
Es hora de que busquemos el problema y la solución no sólo fuera sino dentro de la Tierra. Sí señores, he dicho dentro.
El planeta se calienta. Que si los hidrocarburos, que si el ceodós, que si el ozono, etc. Eso es cierto. Es cierto, pero no conviene olvidar que la Tierra también está ardiendo por su núcleo. Lo hace desde siglos, tal vez décadas.
Oigan esto sobre el centro de la Tierra:

“Núcleo: Es la capa más interna de la Tierra. Posee un espesor de unos 1.250 Km. Se divide en dos partes, una exterior (de naturaleza líquida) y otra interior (sólido). Se encuentra compuesto fundamentalmente de hierro (90%) y níquel (10%). La temperatura del centro planetario se estima entre 2.500 y 3.500 ºC. Su densidad promedio es muy alta (12,5 gr/cm3).”

¡Entre 2.500 y 3.000 grados.!
¿No les sugiere nada eso.?
Mi teoría es que si disminuyéramos el calor del núcleo terrestre, el planeta progresivamente iría bajando de temperatura.
Y afirmo: El calor del centro de la Tierra puede controlarse.
Paso a exponerlo.
Tenemos un elemento T que es la Tierra, un elemento C que es el calor, un elemento VD que son los volcanes de desfogue, un elemento A que es el agua y un elemento G que es la grava, la arena o el cascote.
(Pueden tomar apuntes.)
Si se pretende sofocar o mitigar una brasa, se emplean agua o tapaderas. Eso hacemos con una barbacoa, con un hogar de leña y con un incendio.
¿Por qué no aplicar los mismos principios al planeta.?

Bien. Sabemos perfectamente qué volcanes están activos. Sólo hace falta canalizar el agua de los océanos hasta ellos y echarla dentro para sofocarlos un poco. Esta agua llegará a las entrañas de la Tierra y la refrigerará.
No faltará quien diga que con tal procedimiento lo único que conseguiremos será que el agua salga disparada por el cono volcánico y se llene la atmósfera de azufre y sal con las consiguientes lluvias ácidas y la extinción de la vida. Quizás la altísima temperatura del núcleo impida la eficacia del agua. Es posible, pero si no se prueba...
De todos modos también se podrían emplear estrategias combinadas. Hay varios tipos de volcanes. Los volcanes con baja actividad son muy aptos para ensayar el plan B.


Los materiales de derribo en el planeta alcanzan anualmente unas cifras que sobrepasan los 458.000 millones de toneladas. Si les sumamos la arena de las playas, los sedimentos fluviales y los desiertos, no nos sería nada difícil encontrar materiales suficientes para taponar dichas chimeneas hasta contenerlas o asfixiarlas, según fuese preciso.
Si esos volcanes no se obturan por completo, se podría dejar una entrada a modo de tubería para por ella verter constantemente el agua mencionada.
Ya no se saldría tan disparada y el efecto sobre la calidad del aire no sería causa de alarma.
Y aún así, añado, si los vapores producidos fuesen tóxicos, tampoco el proceso de choque habría de durar mucho tiempo. Conforme se fuera enfriando el núcleo, las emisiones nocivas irían disminuyendo de forma gradual.
Y como a medida de que se fuese aplicando el tratamiento, la temperatura terrestre iría recuperando el tono óptimo, las lluvias irían volviendo a ser lo que han de ser, el deshielo polar cesaría su preocupante avance y todo se normalizaría, podríamos llegado el caso, a reducirlo o detenerlo.

Nuestro problema atmosférico es grave, cierto, pero nunca se nos ha ocurrido que también la propia Tierra tenía su parte de culpa, y que por tanto en ella estaba también parte de la solución.
Bajemos la temperatura del centro de la Tierra y ello repercutirá naturalmente en la atmósfera.
Nuestro planeta es imaginativo estropeándose. Seámoslo nosotros arreglándolo.


Muchas Gracias.


Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?