martes, febrero 13, 2007

 

--EVARISTOCRACIA--

Don Evaristo Monteagudo iba con su hijo de diez años celsius por la calle paseando despaciosamente, es decir con elegancia patricia, en la tarde-noche-víspera de la Santa Epifanía del Señor, vulgo Reyes Magos.
El niño, Evaristín Monteagudito, acababa de ver la espectacular cabalgata, con los reyes suntuosamente ataviados, con carrozas atestadas de regalos, con lazos multicolores, con envoltorios brillantes, con guirnaldas, con serpentinas, con fetis, etc. Y al volver a casa donde le esperaba lo último en tecnología audiovisual, una minimoto Yamaha 2000, una casa de campo con hipódromo y unos calcetines de oro, reparó en unos contenedores de basura que, llenos hasta arriba, se encontraban rodeados de cajas, bolsas y paquetes de desechos.
El chico, en su inocencia le preguntó a Don Evaristo:
Padre, ¿eso que es.?
Y el padre sin perder la compostura le respondió:
Oh, nada, hijo mío, son regalos de clase baja.


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?