domingo, enero 07, 2007

 

SINFONÍA NOCTURNA- (de Chopín, Olmito, o Pinillo, no sé pas.)

Es negro. Todo es negro. Sufro. No duermo. No hay paz para mí. El día es un mal sueño y la noche una pesadilla. Maldade. Mundo de perdedores y ganadores. Güiners an lusers. Lusers y sombras. La cama es una cámara de tormentos. La nikon una de fotos. Fotos goyescas de época negra. El dolor y el miedo. Un punzamiento recorre los intestinos de mi cuerpo yacente como multitud de peritonitis. Tres infecciones por centímetro cuadrado. La peste, la nausea, el tufo, la buba, la llaga, la angustia, el tractor: táchese con una cruz el término que no proceda. Una cruz de olivo en la punta de la nariz haciendo equilibrio. Número de circo funesto. Pesa como el demonio. La nariz se parte. Una caudalosa corbata de sangre se precipita por el mentón, por el cuello, por el pecho, por el abdomen, por mitad de las piernas... Una mancha de sangre encharcada brilla en el suelo. Las ratas pequeñas se bañan en ella y chapotean reclamando la atención de sus papis. Mira, sé hacer la bomba.! El aire ya no quiere entrar por la nariz y la boca se abre desesperada buscándolo. Cabría una pelota de tenis. Todas las enfermedades se dan cita. Y eso que me conformo con poca salud, sólo la que me permita seguir fumando. Me duele horrores el sexo y no tengo a mano ningún centro de alojamiento. Bueno, a mano sí, pero es frustrante. Quiero morir, y para eso debería dormir aunque fuera un par de horas. Las cosas se preparan mejor despierto. Que lo peor de suicidarse es hacer el ridículo. Cuántas veces lo habré dicho. Vueltas en las sábanas. Siento que se clavan en mi mísero organismo docenas de pequeñas cosas. Y es que si el colchón tiene más de diez años, no tiene usted colchón. Me ha sentado mal la cena y padezco fiebre del saturdei nai. Los ojos se jinchan como faros de batracio, las nubes se levantan, y en mi patio llueve como en los demás. Pero más negro. Lluvia ácida capaz de joder un cactus. Tengo un cactus plantado en el espíritu, oye mi negra. Y un erizo acojonado en las tripas. Y lombrices. Lombrices en la negritude.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?