domingo, septiembre 17, 2006

 

-ESTRELLAS DEL BALONCESTO-

En la revista “El mundo de la Canasta” dedicada a los rovellones, la colada, el mimbre, y sobre todo al baloncesto, he encontrado una interesante entrevista realizada recientemente al extraordinario pívot griego Phelipos Santaspauskas.

-Santaspauskas, ¿es cierto que usted de tres tiros libres, falla más de la mitad, y por qué.?
-Verá, mis cifras en la cancha son de una regularidad que acojona. Y eso que cuento con el handicap de mi estatura. Es muy difícil acertar al aro. Desde la televisión se ve todo como muy cerquita, pero para mí está muy lejos y cuesta colar el balón, francamente.
-Porque.., ¿usted cuánto mide.?
-Bueno, según la última revisión médica, dieciséis metros treinta centímetros, aproximadamente. Por eso digo que no es tan sencillo. Piense que yo me tengo que agachar para disputar los rebotes y se resiente mucho la columna. Creo que tengo exceso de vértebras.
-Vaya, es usted un verdadero coloso del deporte. Y además de raza negra. Hay muy pocos griegos negros.
-Sí, muy pocos.
-El hecho de haber perdido la final del mundial frente a España, ¿a qué lo achaca.?
-Básicamente al resultado. De no haber sido por que se nos puso el resultado en contra, tal vez nos hubiéramos alzado con la victoria.., pero en baloncesto nunca se sabe. Es lo bonito de este deporte, siempre hay emoción.., y hasta que no pita el árbitro...
-Cambiando de tema: Una persona tan alta, de niño debió sufrir muchos problemas de adaptación. ¿Me equivoco.?
-Bueno, sí, es decir, no. Ya mi madre tuvo que hacer una ampliación de embarazo y gestarme dos años y medio. Estuvo preñada nueve meses y renovó por nueve más. Costé de hacer.
Luego al empezar a andar a gatas rompía con la cabeza las lámparas del techo, no como los demás niños que suelen cargarse las de mesa. Y mis primeros pasos los tuve que dar en campo abierto y sin árboles.
A los ocho años ya medía dieciséis metros quince. Después en la adolescencia me creció el pelo de las axilas, el del pubis, el del bigote, cambié la voz y pegué el estirón típico de esa edad. Ahora ya no crezco apenas. Es algo que me han prohibido los médicos.
También padezco serios problemas con la ropa. En casi ninguna tienda tienen mi talla y debo hacerme los trajes a medida. Mis camisas el sastre me las calcula asesorado por un marino mercante: tanto de manga...tanto de eslora...etc.
-Volviendo al básquet. Hay equipos de Estados Unidos que están interesados en ti, o al menos eso se rumorea.
-Es verdad. El colegio de secundaria de Nebraska, el High School Abraham Lincoln Continental me quiere coger un draft para que yo sea su jugador franquicia, pero ignoro qué es todo eso. Mi representante está investigando si esa escuela juega de verdad en la NBA, o es un camelo para darse publicidad a mi costa. Fíjese, hasta me mandaron por mail un fragmento del himno:
“Qué frío hace, por dios
Qué frío hace, qué rasca.
Qué frío hace, por dios.
Es la rasca de Nebraska.”

Y me aseguraron que cuando no tuviera minutos en cancha, o se pidieran tiempos muertos, me dejarían un puesto de animador con las cheer leaders.
-¿Y va a abandonar la liga griega.? ¿Pagan más en un colegio de los USA que en el Ensuciakós, su actual club.?
-He de admitir que los dólares pesan más que los euros griegos, no así los yogures, que son mejores que los de ellos. Pero prefiero cobrar en dólares que en lácteos, qué quiere que le diga. Ya no sabemos en casa dónde meter tanto yogur.
-Pero usted es un hombre luchador, un ganador nato. ¿A qué aspira pues, se ha fijado algún techo.?
-Yo lo doy todo en el parquet, me desangro en el asador. Quiero darme a conocer en la liga escolar para luego pasar a la universitaria y de ahí a la NBA de los Cobe Brayan y compañía.
Conseguiré ser el primer afro-griego en triunfar en la mejor liga del mundo.
-Pues, mucha suerte, Santaspauskas.
-No hay de qué.
--------------------------------------------------------





Phelipos no permite que le saquen fotos, ya que según sus creencias, si lo retratan le roban una parte del espíritu.
Sabiendo eso, decidimos colar en el lugar de la entrevista a un magnífico profesional de esos que dibujan de puta madre a la gente en los tribunales.

Así podrán ver con claridad la estatura real del pívot.





Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?