domingo, marzo 26, 2006

 

NOTICIA DE ULTIMA HORA (Se desarticulará en breve una poderosa red de cabrones malos.)


Los servicios de inteligencia militar de Vallmoll, en el condado de Highfield, en la mañana de ayer sábado 25 de Marzo, consiguieron apresar en una masía abandonada a un individuo de características muy peligrosas.


Los detectives estaban ya tras la pista. Una organización mafiosa con sede en Barcelona o alrededores, estaba a punto de distribuir mercancía terrorista. No se sabía la fecha. No se sabía el tipo de género. Y no se sabían los objetivos finales.

Gracias a las búsquedas en internet, se llegó a sospechar que algo pudiera ocultarse en unas inocentes camisetas. Se les siguió el rastro y se pudo finalmente conocer el momento de la entrega y el contacto.






Vemos al acorralado caballero afrontando la situación con claros síntomas de desequilibrio.



El hombre de la imagen, con una identidad más falsa que los billetes del Monopoly, acudió a la oficina de Correos, aparcó un sospechoso Opel Corsa, con la matrícula doblada y las puertas abolladas, entró dentro del edificio y al poco salió escondiendo bajo un mono verde de trabajo, un mosqueante paquete.

El sujeto advirtió que algo no iba bien y se dio a la fuga. Quince patrullas de policía y un tanque lo persiguieron durante horas hasta que en un camino rural los despistó.
Por suerte, un helicóptero de las fuerzas municipales, que estaba revisando zonas azules, presenció la situación y dio las señas del paradero del criminal por medio de la radio a los perseguidores, que acabaron sorprendiéndolo en una vieja casa de campo.
Cuando fue detenido, el hombre, alto, guapísimo, de fuerte constitución física y escaso contenido psíquico, se mostró contento, bebido, haciendo el pino, y ajeno a la realidad.





El potencial agresivo queda patente en la propia camiseta.



La policía científica enseguida detectó que las camisetas estaban compuestas de sustancias.
Llevaban algodón como base. Pero se hallaron también partículas de chipirón en la tinta de la estampación, átomos de poliéster en los etiquetados y adn de galgo ruso por todas partes.
La organización mafiosa se dedicaba a la trata de perros de lujo robados en las zonas residenciales de alto standing. Y los iban distribuyendo extrayéndoles el mapa genético en pequeñas dosis e impregnándolo en unas camisetas de dudoso gusto.
Con unas seiscientas mil camisetas, el comprador disponía de todo lo necesario para reconstruir su propio perro.
El detenido aseguró no saber nada de eso. Juró que no conocía a nadie en Barcelona, y que sólo se había tomado tres cervezas.
En la noche de ayer mismo, un equipo de psicólogos, parapsicólogos y mediums, analizó a fondo la mente del individuo.
El resultado fue que este hombre era simplemente un honrado trabajador del mueble y que había sido poseído por el mono verde. La voluntad que gobernaba sus actos era la del mono.
El modus operandi de la organización era el siguiente:
Distribuían monos verdes a buen precio por las empresas y los rociaban con adn de dogos argentinos, o pitbulls anfetaminados. Entonces la maldad penetraba en la piel del trabajador cuando sus propios sudores deshacían la capa de perro malo que recubría la prenda. De ese modo se mezclaban entre sí ambas materias, volviendo loco al hombre y haciendo de él un instrumento para los mafiosos.

La identidad del trabajador y el nombre de la organización deben permanecer en el anonimato por secreto sumarial.
Pero, tranquilos, que pronto lo filtrará alguna cadena de televisión.

Comments:
La camiseta le queda de puta madre. Me pregunto de dónde la habrá sacado.
 
No quiero saber qué le pasará cuando se ponga usted la otra camiseta... ¡Ande con cuidado!
 
Pues esa otra aún debe llevar más sustancias, seguro.
Son ustedes lo peor.
(¿Se han parado a pensar cómo hostias puedo justificarme ante mis parientes y conocidos.? Joder, que yo tengo una vida, soy un ser bastante humano, tengo mi corazoncito y mis sentimientos y eso.)

PD: Si me cambia la personalidad, les denunciaré, que lo sepan.
 
Qué hapuesto, Señor Deker!
 
Sabía que le encantaría.
 
vivo cerca de Vallmoll en el condado ese.....
¿sabe usted si andan sueltos esos cabrones malos?
nene tas con un llum, jajajajajaj
 
Señor anónimo, no se preocupe, que la policía ya casi los tiene.
Cuando estén detenidos seguramente los expondrán en el Zoo de Barcelona.
 
señor Deker bajo la presion que usted ejerce sobre mi me he decidido a echarle un vistazo a sus multiples escritos en esta maqina infernal pero despues de la experiencia segire intentandolo hasta consegir ser su mas fiel lectora cibernetica.
un saludo PIRAMIDE
 
Me parece estupendo.
Pronto seremos una secta venenosa, o una plaga y vámonos.
 
...:).........XDDDDDDDDDDD.........

¿ande sa dehao ud. a epi? Yo a don Pimpón lo tengo durmiendo en la cuna.
 
A Epi lo dejé en las olimpiadas de Barcelona, dándole lumbre al Rebollo, el del arquito y la flecha.
 
Sr. Déker, necesito hablar en serio con ud. Quién es, en qué salen sus procesos neurales. ¿Acaso se definiría ud. a sí mismo simplemente como un cachondo mental más, o se mojaría en reconocer que ni Jim Carrie dando clases avanzadas con Pedro Reyes de profesor podría pretender su cachondez?
 
No soy un cachondo mental, al menos al uso corriente.
Es una filosofía vital, por una parte (decidida y meditada) y un carácter que ya venía conmigo, por otra parte. (imposible de elegir, claro)
Intento relativizarlo todo, reírme lo más posible cuando es posible y no empeorar las cosas cuando vienen malas. (O sea un tío absolutamente responsable y serio en el mejor sentido de la palabra.)
Y sobre quién soy, más concretamente, pues soy lo que puede verse, sin alteraciones ni influjos de sustancias exógenas. Blas Deker no es un personaje.
¿A todo esto, y usted quién es.?
 
pues creo q ya somos, en cierto sentido, viejos conocidos...soy espinete.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?