martes, marzo 07, 2006

 

- DESVELANDO UNA AUTORÍA -


"...los hombres primitivos construían cuevas enormes y resguardadas de las inclemencias para poder pintar en ellas viñetas de cómic e historietas tipo Cuttlas. Estas historietas aún se conservan."

Eso me dijo un insigne licenciado. Y helos aquí.
Estos dos individuos son los autores de las cuevas de Altamira.
Ahora sólo son un par de fósiles que adornan las vitrinas de mi salón, pero en su tiempo dinámico se constituyeron en los primeros artistas de vanguardia y pioneros en decoración e interiorismo.
Dominaban como nadie hasta entonces las técnicas del aguafuerte y del pincel robusto, por otra parte únicos elementos válidos para la impresión en los toscos soportes de naturaleza granítica de que disponían.
Mientras uno pintaba, el otro agarraba al animal para que se estuviese quieto.

Los grandes Leonardo y Miguel Ángel intentaron hacer lo mismo y no tuvieron arrestos para sujetarlo ni entre los dos. Por eso en la Santa Cena pusieron un Cristo, que mostró mejor disposición.
Y Picasso, que ya era capaz de retratar un asno a los doce años, dijo antes de morir:
"Me dedicaba a pintar burros porque nunca los bisontes han aceptado posar por las buenas."

A estos dos primitivos cántabros les debemos la primera incisión en la entraña del arte. La brecha inicial que nos llevaría a donde hemos llegado.
Nunca olvidaremos aquella dura imagen que difundieron todas las televisiones, en la que Tapies al visitar por primera vez la cueva, no pudo contenerse y lloró.
.

Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?