domingo, febrero 05, 2006

 

--CUATRO SÍLABAS DE PEREGRINO--

Somos cada cual procesión de un solo cofrade. Un uno atestado de decimales que tropieza con sus comas y disimula eludiendo mirar ojos. Y cobardía temeraria que corre y baja las escaleras con las manos en los bolsillos.
Y un abrigo desmangado que queda con todos para no ir. Y una cadena de palabras sin tope que son cadáver al contacto del aire. Tengo yo la lengua blanca, sucia de vocabulario. Mamá dame jarabes.
Somos peso, un fardo, un fardo que carga una mochila llena de cremalleras. Si abres por ahí saldrán demonios. Si por allá, no verás nada. Toneladas de nadas que duelen a las piernas al andar en círculo.
Barrer guardando como oro lo barrido, eso se hace. Gusto por el estiércol. Estéticos de la cagada. Focas que equilibran con los hocicos una pelota de mierda y se aplauden para que las aplaudan.
Y además mal hechos. Por qué no tendrán diez agujeros las narices, a uno por dedo.

Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?