sábado, diciembre 31, 2016

 

--ÚLTIMA DESCARGA DEL AÑO--








jueves, diciembre 29, 2016

 

--LOS CUENTOS BREVES DE ARMANDITO LAFOYETTE--


Armandito Lafoyette fue un hombre que se hizo a sí mismo.
Y quedó como el puto culo.
Lo cual le llevo a pensar que algunas cosas es mejor dejarlas en manos de expertos.
_FIN_


domingo, diciembre 25, 2016

 

--MENSAJE NAVIDEÑO 2016--



sábado, diciembre 24, 2016

 

--LA EVOLUCIÓN DE LAS ESPECIES--



jueves, diciembre 22, 2016

 

--LOS CUENTOS BREVES DE ARMANDITO LAFOYETTE--


Armandito Lafoyette estaba convencido de que si buscaba la palabra idiota en google imágenes, o saldría él, o saldría otro.
Un día decidió hacerlo y vio que salieron otras personas. 
Y respiró aliviado al comprobar que gracias a la estadística, siempre los demás eran muchísimo más numerosos que él.
_FIN_



sábado, diciembre 17, 2016

 

--LOS CUENTOS BREVES DE ARMANDITO LAFOYETTE--


Armandito Lafoyette a los dos años de edad ya sabía ir al váter solo.
Lo que no sabía era salir.
De modo que se pasaba horas y horas en el inodoro hasta que un adulto se acordaba de él y lo sacaba.
Eso cimentó en su tierna mentalidad la idea de que era una mierda.
Lo trataron muchísimos sicólogos y fue sometido a innumerables sesiones de terapia.
Y todos ellos acabaron por determinar que sí, que efectivamente lo era.
_FIN_



sábado, diciembre 10, 2016

 

--LOS CUENTOS BREVES DE ARMANDITO LAFOYETTE--


Armandito Lafoyette era de una ciudad tirando a pequeña.
Una vez aceptó la invitación de un tío suyo que vivía en Nueva York y fue a visitarlo.
Se metieron a comer en un fast food de una gran avenida y Armandito se sentó junto a la cristalera que daba a la acera.
Durante toda la comida no paró de mirar con insistencia a los transeúntes. 

-Joder, tío, esto es la hostia. No paran de pasar riadas y riadas de gente para acá y para allá y no conozco ni a cristo. ¿Te lo puedes creer? Una muchedumbre que te cagas y ni una puta cara me suena lo más mínimo. Alucino, tío.

-No te agobies, Armandito. Eso es normal. Yo soy de aquí y tampoco conozco a ninguno de esos.

-Mmmm, vaya, vaya....

Cuando volvió a su pueblo, Armandito a todo el que le preguntaba por su experiencia, le contaba que Nueva York era un lugar atestado de forasteros.
_FIN_



domingo, diciembre 04, 2016

 

--RELLENO DE SOBRANTES--








This page is powered by Blogger. Isn't yours?