martes, enero 31, 2012

 

--DIARIO DE UN PARADO Cap. 14--

-Oiga usted, ¿cuál es el secreto de la constante superación?
-Pues empezar de muy abajo, no te jode...


 

--CUADRO CON BANDA--




martes, enero 24, 2012

 

--CUEVA--




domingo, enero 22, 2012

 

--DIARIO DE UN PARADO Cap. 13--

Hace ya mucho tiempo, el martes pasado, un amigo me formuló una pregunta que ni él ni yo entendimos. Por supuesto no recuerdo qué le contesté, pero de lo que estoy casi bastante seguro es de que ello supuso para mí un punto de inflexión irrelevante, pues a partir de ahí uno sabe que ya está preparado para emprender acciones u omisiones cuyo éxito radique en que no obtengan resultado. Además el tío ese ni era amigo mío ni hostias.

Ah, calla, que ya sé qué pregunta era: ¿A qué actriz de cine te gustaría rascarle el yojanson?


martes, enero 17, 2012

 

--PAUSA PUBLICITARIA--

Dicen los historiadores que Castellón de la Plana debe su nombre a Isabel Catalina IV de Toronto.
Cuando Canadá formaba parte de la corona valenciana por haber contraído nupcias el Rey Paco II de Valencia con ella, la mencionada Princesa Reina Isabel, la mencionada Princesa Reina Isabel Catalina de Toronto y Ausburgo fundó Castellón. O mejor dicho, Castellón fue construido para ella.
Era esta mujer hembra de escasa ubre o de ninguna, y el complejo que ello le producía la llevaba a resarcirse en la grandeza y el desmedimiento, con lo que, en vez de pedir a su marido un palacete, una finca o una mansión de varias plantas y jardines, lo que hizo fue exigirle una ciudad. 
Y las gentes, ya se sabe, no tardaron mucho tiempo en sacarle el mote.
Ella, llegado el chascarrillo a sus oídos, mandó matar al pueblo. 

Cuentan también los cronistas, que viviendo en Alicante el maestro escultor Germán Albazarraín el Mudéjar - converso primero a mozárabe y posteriormente a judío y a cristiano no practicante-, el Rey quiso agasajar a su consorte en fecha onomástica encargándole una escultura. 
El artista viajó a Castellón para tomar boceto y cuando le dijo a Doña Isabel que era para un busto, Doña Isabel Catalina de Toronto, mandó matar al escultor y al pueblo.
Paco e Isabel se habían casado en el Miguelete en una ceremonia oficiada por el Obispo de Toledo, el Cardenal de Burgos y el Arzobispo de Sagunto, siendo monaguillo Su Santidad el Papa Pío VII. Pero a la Reina no le satisfizo en plenitud y presionó al Rey Paco a celebrar nupcias también por el rito canadiense, que consiste en casarse.
Tuvieron dos hijos varones, Margarita III de Gandía y Federica Sánchez de Paterna. Les puso nombre de fémina para que la plebe creyese que en esa familia ninguna mujer tenía senos.
Cuando al cabo del tiempo, los niños dejaron de serlo para alcanzar la mocedad y les salió barba, Isabel mandó matar al pueblo de nuevo para acallar sus risas.

Estos excesos fueron el detonante para que su tocaya la Reina Isabel de Castilla 
y el Rey Fernando de Aragón -ambos cristianos convertidos al catolicismo- se unieran en matrimonio conjuntando las fuerzas suficientes para conquistar Valencia y derrocar a la despótica tirana.
Aunque, todo ha de decirse, la Reina Isabel de Toronto dirigió personalmente la resistencia al invasor y estuvo presente como Capitana Generala en todas las batallas. Hasta que se enteró de que sus soldados la llamaban La Plana Mayor de Mando y los mandó matar.




lunes, enero 16, 2012

 

--KAÑA--



Ruidera-decibel. Bronca en el mercadillo. Pasa una moto. Un sordo viendo la tele no puede más y sube los subtítulos.

domingo, enero 08, 2012

 

--LA CARA OSCURA DE LA NATURALEZA--



BONUS TRACKS




miércoles, enero 04, 2012

 

--DIARIO DE UN PARADO Cap. 12--



domingo, enero 01, 2012

 

--LANZAMIENTOS--

Tengo encendedores muchos. Sesenta o setenta. Todos iguales. Varía el color en algunos, nada más. Me los van regalando. Coleccionismo involuntario. ¿Qué número de gatos hay que tener en el piso para dar el perfil diogénico? Aunque seguramente depende de si están limpios o hechos un mocho para acogerse a la categoría de síndrome basurero o de respetable coleccionista. Yo prefiero coleccionar la basura en el contenedor de la esquina. Tiro hasta cosas buenas. Es como cuando hablas. Las palabras una vez tiradas, incluso si las recoge alguien, se derriten echando hostias. No veas la de palabras que tiramos a diario. Todas. Y alguna buena habrá. También se pueden guardar en documentos, claro. O meterlas en memoria. ¿Si uno no tiene físicamente ningún gato en casa, pero memoriza muchos, en qué categoría entra? Pues lo mismo de antes: dependerá de lo guarros que estén. Al final todo es una cuestión de higiene. Si los encendedores criaran pulgas ya les habría dado una patada hace tiempo. 



This page is powered by Blogger. Isn't yours?