domingo, marzo 11, 2012

 

--DiARIO DE UN PARADO Cap. 15--





--ESQUEMAS--

     Entra el día por la cortina y el espejo del baño me da una versión que lleva una marca colorada entre los ojos, donde empieza la nariz. Me pregunto si habré vuelto al dormir de los bebés pequeños, que se arañan mientras soban. 
Prefería durante la noche haber visto cómo se deslizaban por el morro del Peugeot hacia mi cara las luces de la autovía a toda hostia, pero al final soñé otra cosa, soñé que algo me rompía los esquemas. Y lo malo es que los esquemas se rompen en la cabeza. Y le sale una gota de sangre a la nariz, pero por fuera. Un olor a cocina grande, a cocina de cuartel, a cocina de hospital, un olor a cocina de esos que quitan las ganas de comer, como si hubiese estado tomando un baño en una freidora. Si no tuviese esquemas, no me pasarían estas cosas. Cuantas más piezas tiene un coche, más piezas se pueden estropear. Las armónicas son instrumentos de ida y vuelta, suenan hacia adentro y hacia afuera. Creo que tengo una en las vías respiratorias que me quiere romper los esquemas. Y lo malo de los esquemas es que se rompen en la cabeza.

Comments:
Está usted soñando señor Blas, antes agotado por el duro trabajo no lo hacía. La marca colorada es el retoño de su tercer ojo que se está ubicando, el mío se situó mal, por vaguería se acomodó en el del culo, ni es lúcido ni me luce.
Está bien que los esquemas se rompan; romperse, siempre y cuando no se rompa del todo la unidad biológica, permite reparar al individuo.
Fume menos, que su Diario de un parado está siendo un testimonio tragicómico único de estos tiempos. Debería ser de obligado visionado en las teles nacionales. En serio, felicitaciones. Me descubro el cráneo.
 
El ojal del Opal: el discreto encanto de la lucidez.

Cierto que las fracturas crían recia soldadura.

Llevo mucho fumando como si cada día fuese el último. Ya demasiado. Habré de tomar medidas, que para eso soy carpintero.

Estos tiempos, estos putos tiempos, están haciendo que reconsidere aún más todo lo que llevo reconsiderando a lo largo de la vida. Es posible que alguna reconsideración me lleve a salir en la tele. Pero no será en calidad de videocutrista.
Cada día tengo más ganas de liarla: En cualquier momento se me vendrá a la cabeza una performance descabellada y en mi sonrisa irrefrenable lucirá un relincho de caballo. ¡Qué coño...si total...!

Un beso, caballero.
Recuerdos a la familia.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?