sábado, abril 23, 2011

 

--EL ESPÍRITU DEL ALMA--

La belleza no se puede explicar. Es mejor mostrarla y guardar un respetuoso silencio.






miércoles, abril 20, 2011

 

--LA GRAN GUERRA--

Cuando el general Candanchú pidió novedades, sus tropas habían sido diezmadas.
-¿Cuántos hombres han muerto, soldado?
-Diez, mi general.
-¿Y de cuántos efectivos disponíamos, soldado?
-De diez, mi general.
El General se llevó las manos a la cara.
-¿Y entonces tú quién eres, soldado?
-Ya sólo soy un hombre muerto. El cadáver de un soldado que dio su vida por nuestra Santa Cruzada y nuestro Dios Verdadero. Un cuerpo inerte segado por el fuego de las hordas infieles.
El general suspiró y alzó la vista al cielo murmurando.
-Oh, qué tristeza inmensurable, soldado de Cristo, guerrero de la Fe, asesinado por una bala laica.
-No se aflija, mi general, que el oponente nos superaba en número y encima eran el triple que nosotros.
-Estoy penando porque subestimé al ejército ruso, buen soldado. Y el fracaso de un general supone derrota en la guerra. Podría soportar perder mil batallas y ver mi honor arrastrado por los libros de historia, pero no puedo cargar con el peso de una derrota. Oye, soldado...
-A sus órdenes, mi general.
-¿No se lo contarás a nadie, verdad?
El general hablaba con un muerto. Estaba malherido y deliraba. La Corona de España había caído en manos de los bolcheviques y él no fue capaz de defenderla. Era cuestión de tiempo que el cáncer soviético se extendiera a partir de España, primero hasta Portugal, luego a las islas Azores y Madeira y por último a las Canarias.
El general intentó en vano liar un pitillo. Sus manos estaban hinchadas y cubiertas de sangre. La metralla se había abierto paso por todo su cuerpo. Empezaba a anochecer en la trinchera. Miró su reloj, pero ya era demasiado tarde.
(Batalla de Calabaidín. Segunda Guerra Mundial. Serie Episodios Olvidados. Editorial Carranza. Alicante. España)



domingo, abril 17, 2011

 

--LA AJENIDAD DE LO PROPIO--

Las canciones que pongo son magníficas porque me gustarían igual si las hubiera hecho otro.




Dicen los QUEEN: Somebody to love. Y uno entiende: Son bares de amor. O sea: bares de putas o de ligue o algo así.
Luego dicen los YARDBIRDS: Train kept a rollin. Y uno entiende: Tren capa a Rolin. O sea: como un titular de noticia más o menos.
Y añaden los ROLLINGUER STONES: It´s only rock´n´roll, but i like it. Y uno entiende: El rock en Rusia lo tocan con instrumentos tradicionales de ellos para no perder la identidad aun cuando se trate de un estilo musical importado de lejanas latitudes. O sea: Vale que es un problema que uno no sepa un carajo de inglés, pero no es menos cierto que los que hablan inglés vocalizan como el culo.


domingo, abril 10, 2011

 

--ZOOLOGÍA Y AUTOMÓVIL--


jueves, abril 07, 2011

 

--A LINE ABOVE THE SEA--

Hace un par de semanas mi vástaga me dijo que en la capital tarragonesa tocaban unos chavales que conocía.
Era un local pequeño como una rulot, como una cuevecilla de techo bajo con barra de bar, que resultaba francamente acogedor. Y allí estaban ellos. Yo no los había escuchado nunca.
Se diría que transitan por una onda entre post folk y postrock. (no sé qué opinarán ellos de este etiquetado, pero no se me ocurre nada mejor para orientar acerca de su estilo)
Música no chirriante, moderadamente eléctrica. Mucho gusto en el sonido, arreglos elegantes y excelente ejecución.
En su canal del tube he visto que tienen cosas, pero la noche del concierto estaban tocando un nuevo trabajo. Y si esa es su evolución, me atrevo a decir que son de lo bueno que hay en este país. Lo que tocaron tenía un plus de vitalidad. Me encantaron. Música de puta madre. Música honrada. Música digna, dignísima.
Joder, siempre estamos con lo mismo: luego pones la tele y otra vez el Miguel Bosé, el Alejandro Sanz y la puta que parió a todo.
A Line Above The Sea. Cuando saquen el nuevo disco, se lo compro comprado, me cago en los cojones, hostia.





miércoles, abril 06, 2011

 

--LA CANCIÓN DE AMOR MÁS GRANDE JAMÁS ESCRITA--





Esta bellísima melodía de piano, esta maravillosa ejecución pianística, esta emocionante música, no la ha tocado un servidor.
(venía de serie en el programa del pc)
Yo simplemente me he limitado a elevarla al Olimpo de las baladas.
(mi mujer ha estado a punto de llorar al escucharla por sexta vez)
Es tan y tan buena la canción, que la ofrezco en audio y en vídeo, para que también ustedes puedan escucharla una y otra y otra vez.
La primavera, el amor...


sábado, abril 02, 2011

 

--GUTIFARROS A LA BRASA--




-ENSAYO SOBRE LA BRASA EN EL TIEMPO Y LOS BUENOS Y LOS MALOS-

La semana pasada hice un experimento. Publiqué un cuento envidiado (o sea, en vídeo): el del labriego ese de los cojones. Tenía el material, una sola toma que duraba unos diez minutos. 
Hoy cuelgo una chorrada de cocina que también duraba casi igual, pero con una diferencia: en este caso he suprimido los espacios que se alargaban entre frases y las repeticiones, de modo que el producto final resulta más ameno, sin vacíos. 
En el vídeo de la semana pasada decidí no recortar ni un segundo del metraje ni suprimir ninguna frase, fuera reiterativa o no.  Estaba seguro de que si lo hubiera hecho, el cuento hubiese tenido mejor acogida tanto entre ustedes los coleguitas internautas, como entre los allegados de mi vida pueblerina. Y no lo hice porque quería comprobar empíricamente que incluso los amigos más amigos lo iban a encontrar pesado. 

Cuando mis amigos y yo estamos de tertulieo o cenurrio o copicheo, todos, todos, todos, nos repetimos que te cagas, sin encontrarnos pesados. Al contrario, nos lo pasamos cojonudamente. Pero en vídeo sí. ¿Por qué?
Porque ya estamos viciados y enfermos de celeridad incluso los viejos, los que venimos de otros inicios, de otras costumbres y otras pedagogías. 
Hace años recuerdo que escribí algo sobre este tema. Venía a decir que me daban miedo los clubs de las comedias, los programas de humor diarios y las series chistosas. Me daba miedo el sistema ametralladora. Dije que la velocidad haría daño y ya lo ha hecho. La paciencia ha muerto. 
Con independencia de que un humorista sea mejor o peor, ahora mismo, si es lento es malo. Como se esté tres segundos sin largar un chistazo, la ha cagado.

Si somos capaces de analizar con frialdad y rigor la situación, creo que coincidiremos en que si hubiesen de salir hoy en día los Monty Python, en vez de ser admirados por una gran minoría, lo serían por una mínima o tal vez por ninguna. Objetivamente, una gran parte de sus esqueches televisivos son brasas de cojones, lentos y reiterativos, y si se los presentas a un joven que los desconozca, te dirá que menuda mierda. Lo mismo es aplicable al Woody Allen de coge el dinero y corre, Boris Grushenko, el dormilón, bananas, etc. Pero, oh milagro, las películas aterriza como puedas 1, o top secret sí son soportadas fácilmente. Son muy buenas, es cierto, pero no es por eso por lo que se mantienen más "frescas" (también es buena la vida de Brian) sino porque son rápidas y encadenan un chiste tras otro sin descanso.

Lo brasa es algo que evoluciona en el tiempo. Cuando el espectador tiene prisa, al espectáculo le dan por el culo. No puede uno ir a una sala de cine con ansias de que pasen cosas a ritmo de bombardeo desde la primera secuencia a los créditos del final, como no puede ir uno al teatro y aburrirse porque los actores tomen aire entre frase y frase. Hoy todo es considerado brasa y rayativo, pero, señores, señoras, han de saber que no es mi culpa.

Así pues, me he dado cuenta de una cosa que me llena de satisfacción: yo que siempre me he tenido por un simple capullo que mata los ratos haciendo tontadas, resulta que verdaderamente lo que soy es un humorista de puta madre. 
O sea, que he caído en la cuenta de que:
Yo soy buenísimo.
El malo es el público.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?