sábado, octubre 01, 2011

 

--DIARIO DE UN PARADO Cap. 8--



A mí no se me caen los anillos -sobre todo si llevo guantes- por tener que rebajarme a mi propio nivel. No puedo tampoco ser un renegado y hacer apostasía de mi sangre y mis raíces.
Cuando mi madre iba a dar a luz a la placenta que venía conmigo, corrió por el pueblo el rumor de que el alcalde quería matar a todos los niños varones recién nacidos, y mi padre montó a mi madre en el motocultor y emprendió la huída -mi padre era muy emprendedor- y como no encontraron refugio ni albergue en ningún sitio, al final nací en un almacén de modestos albañiles.
Una hormigonera fue mi cuna. Los viriles silbidos de las andamiadas fueron la nana que me arrorró. Y mi primer sonajero una maza.
Así que cuidado.


CROMATÍSTICO
El avubillardo rojo es una ave de la familia de los córvidos. Tiene el pico amarillento, las alas grises, una cresta negra y la espalda y el vientre marrón oscuro. Fue descubierto y bautizado en 1835 por el ornitólogo daltónico Jeffrey Almonds en uno de sus numerosos viajes a Nueva Zelanda. Según sus libros de notas -de los que resaltaremos los puntos más interesantes- únicamente se alimenta de frutos, semillas e insectos que sean violetas o anaranjados. Y sus principales depredadores, tales como el halcón azul o el gavilán verde, tienen verdaderas dificultades para distinguirlo cuando vuelan desde arriba porque el avubillardo se les confunde con el fondo carmín de la hierba. Es un ave extremadamente territorial, hasta el punto de haberse encontrado escrituras de propiedad en algunos nidos y árboles frecuentados por individuos esta especie. El macho es sorprendentemente distinto de las hembras, y además éstas son también muy distintas entre sí, tanto en color como en tamaño y morfología. Eso da que pensar que, o bien nos encontramos ante la especie más rara de la fauna planetaria por delante incluso del ornitorrinco fucsia, o bien el avubillardo rojo se aparea con la primera hembra que se le pone a tiro, sin importarle a qué raza pertenezca. Tal extremo no es descartable si tenemos en cuenta la habilidad políglota que poseen los córvidos para imitar el canto de otras aves. Se reproducen por huevos y suelen ser rosa pálido con puntitos beige. Su vuelo es tosco e irregular y pueden vivir hasta 7 u 8 años si no se chocan con nada.
Jeffrey Almonds murió en 1912 sin saber de qué color eran los camaleones.


Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?