sábado, enero 29, 2011

 

--Blues de la amarga lluvia--



-Empecemos con las preguntas cortas:  ¿Botones o cremallera?
-Velcro.
-Ya empezamos… 
-Pues cordones.
-Joder.
-Es lo que hay.
-Bueno, venga. ¿Se puede ser treintañero o cuarentón a partir de los cincuenta?
-¿Se puede ser trentañeiro fuera de Galicia?
-Si me responde usted con otra pregunta pensaré que es gallego.
-Tushé.
-¿Y esou por quéi? 
-Dios santo, qué mal…. Dígame qué le sugiere esta foto de un mendigo.
-Que los mendigos son mobiliario urbano.
-Razone la respuesta, sisplau in the morning.
-Los mendigos hay que integrarlos, no marginarlos. Son parte del sistema.
-¿Tolerancia no equivale a aquiescencia y por tanto a una posición de poder?
- No estoy en absoluto de acuerdo totalmente con usted. Sólo en un 95, tal vez 96. El poderoso tolera y el débil resigna.
-Creo que para que la terapia le valga de algo, deberíamos discutir, no convenir.
-Vaya, no conviene discutir tanto por tanto igual a tanto.
-Ahí. ¿Qué le sugiere esta misma foto del mendigo, pero mirándola por detrás? (Es que no tengo más fotos)
-Lo que me parece es que usted no ha respuesto a mi pregunta.
-¿Qué pregunta?
- Una que le he hecho antes, hace un rato.
-Sí he respuesto, ya estoy totalmente respuesto, y eso que me caí de una moto, una moto que estaba a doce mil metros de altura. ¿Qué opina del sistema? (Ahora quiero respuestas largas)
-Como dijo alguien muy sabio hace poco: Yo no es que sea antisistema, es que el sistema es antiyo.
-Eso lo dijo usted mismo ayer chateando por el messenger, fantasma de mierda. Y además seguro que una frase tan sloganera ya la habrán dicho cientos de personas antes que usted y la habrán pintarrajeado en muros miles de grafitaires.
-Ya entiendo: quiere que discutamos para que yo me desahogue, hijo de puta.
-Magnífico, muy bien. No se reprima por nocturnidad y festivos. Suéltese. Exprese sus emociones. Vuélquelas sobre mí. Imagine que me odia.
-Es que le odio. Lleva usted sacándome cincuenta euros semanales desde hace cuatro años. Y ni esta mierda de sesiones, ni las pastillas me hacen avanzar un lápices. 
-Usted se lo figura. No se preocupe, que no me enfado por ello. Es un mecanismo subconsciente de defensa. Soy un profesional como la copa de un bar. Otra pregunta: ¿Qué le sugiere la foto vista de canto?
-Me sugiere una mierda para su madre.
-Espléndido. Ahora ya focaliza su rabia en el mendigo.
-Me refería a la de usted.
-A mi madre ni la miente, que era huérfana y se crió en una incluida. Pero vamos a otra cosa: ¿Le molesta la edad que tiene? ¿Se siente viejo y desgraciado? 
-Desgraciado del todo no, pero en vías. No tengo la edad suficiente como para ser gracioso. Ni siquiera la suficiente como para llevarme tres años de edad y ser mayor que yo.
-Ajá. ¿A usted le gustaría ser mayor que usted?
-Sí aunque sólo fuera un par de años. Así me tomaría como ese hermano mayor que nunca tuve y no me sentiría tan minusvaleroso. Me tendría como referente, como modelo. Sería un líder a quien emular.
-Vaya, vaya… ¿Usted admira a los ciervos que se yerguen en berrea, no es cierto?
-Igual es eso. Me crié en el mountain y cuando llegaba la época cervical, espiaba a los machos con unos prismáticos por la parte que aumentan. Esa fortaleza, ese pecho fuerte, esa soberbia, esas cuernas arrogantes, esos desafíos, esas luchas, y al final ese regio vinchetore… Y cómo las hembras…
-Perdone que interrumpa su flipada. Le contaré algo: Yo tuve hace tiempo como mascota a un enorme ciervo macho que se llamaba Rafa, y que daba gusto verle berrear llenando la geografía de viriles decibelios. Resonaba su bronco timbre en varias comarcas a la redonda, se lo juro. Y cuando se ponía a dos patas, ya era la rehostia, el olor de sus cojones llegaba hasta Alemania. Era impresionante. Créame, que lo he visto con mis propios ojos: hubo un día en que ese ciervo, de joven, cuando estaba en plena forma, se puso a berrear y además de setenta ciervas, acudieron a su reclamo varias mulas, un par de conejas, tres tejones, una castora y un ñu con una hiena pegada a los cuartos traseros. (Y usted, desengáñese, nunca será eso)
-A lo mejor estoy llamado a otros menesteres. A lo mejor mi papel en la vida no es ese, y mi defunción en la muerte sí.
-Podría ser. Quizás sea usted muy bueno muriéndose. Mi padre es lo mejor que hizo.
-El mío no quería morirse. Era tan reservado que tal vez ya estaba muerto cuando lo enterramos. Jamás crucé una palabra con él: todas nos las dijimos en paralelo, veinte grados longitud norte, nueve latitud sur.
-Para usted su padre era un ciervo capón, ¿a que sí? No se contenga. Dígalo.
-Mi padre era un ciervo hembra.
-Si necesita plañir, plaña.
-Sí, hombre, más vergüenza aún.
    

Comments:
Ustedes (sí, ustedes) los cuatro mataos que miran ésto, porque son unos negaos en música y opinarán justo lo contraire, pero el temazo de el vídeo de hoy es la reputapolla, es lo más de lo más. Ya estoy de un estado de mesalgo increíble. Joder qué bien me lo he pasado este fin de semana. Por fin tengo 50 tacos. He tenido que esperar medio siglo para poder decirlo.
(Y yo que pensaba que a los cuarenta y pocos -lo dije en el foro esponjo, creo- el palomo dejaba de cagarse en nuestras cabezas...)
Música con mayúsculas, cabrones, con mayúsculas.
 
Mi padre cumplió hace diez años los cincuenta y desde entonces todo ha sido frío bajo la lluvia. De repente se convirtió en un neoliberal, polo de Ralph Lauren, jersey de Lacoste sobre los hombros y mocasines en los pies – Fluchos. Las ideas se le han vuelto conservadoras en todo menos con el sexo, que se ha vuelto aún, si cabe, más procaz. Y claro, mi padre es castellano y tirando a chaparro, el atuendo no le pega y lo del sexo….pues bueno.
Ahora hace riso terapia, y da cursos de clown, juega al golf y sale contando chistes por la tele mientras mete tripa y se atusa la barba perfectamente recortada. Con lo que mi padre fue…. Liga con camareras veinte añeras de tierras lejanas y practica por las tardes el Feng shui. Pura miscelánea enloquecida, no le reconozco, juega menos al mus y todo.
Uf, qué desahogo, lo llevaba en mis adentros.
Felicidades señor Blas.
PD: Por cierto, le lee bastante a usted (hola papá :) ¡¡) dice que le gusta y tal…
 
¿Me lee bastante y es un maldito neoliberal? Qué cabrón.
(Bueno, la coherencia total es una cima inescalable)
¿Ralf Lauren y Lacoste? ¿risoterapia? ¿cuenta chistes? ¿mete tripa? ¿sale en la tele? ¿le gusta el feng shui? ¿y el sexo también?
( Joder, joder. Es que no tenemos nada en común)
Oiga, señor papá: modérese, que ya no tiene usted cincuenta años, por el amor de dios.

(Ahora comprendo por qué una dama de la categoría de doña Gala viene a este humilde blog: es para paliar su amargo blues vital, un drama que la envenena por vía paterna. Me utiliza como antídototerapia)

Un beso, Diakonova.
 
Un chiste...
...se levanta el telón, cómo se llama la historia ????

"La conjura de los viejos"

;P

PD: Mi padre, que anda por aquí cual Pepito Grillo, me dice que tenga más respeto a mis mayores....pero se ha reído, que conste.

Super besote, Don Blas
 
Felicidades, Don Blas, y bienvenido a la cincuentena.

Aspid
 
El respeto se gana, no se exige. (tome nota cachoperro)
Un osculazo, doña.

----------------
Hombre, doc, dichosos los ojos que por aquí le ven.
Muchas gracias. Es usted un detallista, además de excelente podólogo, o puericultor, o aviador, o físico nuclear, o desempleado, o lo que sea.
Un apretón.
 
Don Blas, muchas felicidades en el día pasado de su cumple. Viéndolo ahi bajo la lluvia con su árbol y su paraguas me ha dado un poco de penilla, la verdad. Espero que su jerarquía patronal no le haya dado puerta...
Por cierto, ya que estamos como en familia, tiene usted ciertas afinidades astrológicas con mi nena, que cumple este miércoles y la coincidencia matemática del 5 en su tarta. No sé si habrá tenido usted tarta en esa super juerga que se montó. En cualquier caso, se la merece, de whiski y de crema catalana también.

Besos de Anónima 1 y Anonimilla 2. Y también del Opal.
 
Por puntos:
1- La inmensurable carga trágica del blues requería sacrificio y no dudé en prestarme a él para demostrar que un verdadero artista se consustancia con la obra y la sufre y la vive y es capaz hasta de resfriarse por ella.

2-Aún trabajo. Aún no cobro.

3-Coño, es verdad, qué mar de coincidencias. Ella cumple este miércoles y yo el miércoles pasado. Además cinco más cero es igual a cinco, y cinco pelao, si no le sumas nada, también da cinco. Astrológicamente, los dos estamos tirando a lunaos, diría yo, y encima ambos hemos nacido dotados para el cante.

4-No tuve tarta, pero lo más importante es que tuve la casa llena de amigos de toda edad, unos amigos que están perfectamente adiestrados en halagarme y reírmelo todo en cuanto los invito a comer.

5- Ruego se transmitan mis más sinceras felicitaciones a la canija y se le den unos besillos como corresponde.

Muchas gracias, majetones.
Besos y abrazos.
 
Todo el mundo trae compañía y yo solo, qué inusual.
 
Pues, o bien ha tenido usted mala fortuna con sus alrededores, o bien debe plantearse muy seriamente un concienzudo autoexamen, querido morsa.

(Pero bueno, ya sabe que si un día se pasa por mis lares tiene usted pagadas un par de pepsis) (los amigos estamos pa eso) (que por mis amigos lo doy to) (yo con mis amigos estoy a muerte, nen, a puta muerte) (la amistad es lo mas grande) (una vez íbamos yo y mi amigo y...)
 
Saber que todos seguimos aún vivos podría resultarme embarazoso y un alivio...

¡A sus 50 tacos sigue siendo usted el mejor; después de Opal, claro, muy muy cerca del morso, por supuesto...

Besos heterófilicos para todos
 
Coño, y usted quién es, que ahora mismo no caigo.

Acepto los besos que me toquen y los reciproco debidamente.
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?