sábado, diciembre 18, 2010

 

--VIDEOCLIP M.C. GARRO--



La música son unas sucesiones alineadas, sobrepuestas, yuxtapuestas y compuestas, de vibraciones acústicas que percibe el chirimbolo auditivo y se lo pasa al yunque, al martillo, al estribo y al cerumen. Éste último es el que en realidad procesa la información y se la entrega bien pringosa al hipotálamo, al cerebelo, al cerebro, al cráneo, a alguno de los parietales occipitales, al bulbo raquídeo y a las meninges. Éstas últimas no saben qué hacer con esa información y se apresuran a deshacerse de ellas exudándola por las paredes internas del casco encefálico. De ahí, resbalando, resbalando, como goterones de cirio, llega a la cavidad bucal y posteriormente a la tráquea, a la laringe, a la faringe, a la nuez y a las cuerdas vocales. Éstas últimas, para librarse de ella, de la información, la tararean. Y así culmina el proceso: la música se difunde e infecta al mundo.

Comments:
El que no vea bien el vídeo aquí, que se vaya al tube.
(es que ahora que estoy empezando a grabar bien es una pena no apreciarlo)
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?