domingo, octubre 03, 2010

 

--PATERNOSTER--

* Yo no siempre he sido el mejor videoartista de la Historia. Antes de eso fui el mejor barnizador del mundo. Tan así, que cuando jugaba al ajedrez era capaz de hacer jaques mates, satinados o brillantes indistintamente.

* Ahora que caigo: los murciélagos son mamíferos pero nunca he visto un documental en que una murciélaga dé de mamar a su pequeño. (Imagino que tienen las tetas en el cuello)

* Si una frase no contiene ninguna palabra es por falta de ortografía.

* La absenta de 85º es prácticamente idéntica al Listerine pero con una ventaja importantísima: se puede tragar.

* Cuando uno se obceca en desmenuzar psicológica, sociológica, antropológica y biológicamente todos sus comportamientos, es porque simple y llanamente no sabe tirar recto.

* A un intelectual lo que más le jode es que algo sea sencillo.

* La diferencia entre el sexo-lúdico y el sexo-amor es la de asistir a  un partido de baloncesto en el que juegue tu equipo o no.

* Las últimas palabras de mi padre fueron: 
Hijo mío, con estos tres tiros que me has pegado, ya me puedo morir tranquilo.

Comments:
Me doy por aludido con la quinta.
 
Aunque si le digo la verdad, no sé lo que es tirar recto. ¿Es algo de homosexuales? Oiga, que aunque las chicas me ignoren, yo no soy de esos.
 
Respecto a la 4, dejo en el aire antes de qué situación se usan ambos.
 
Es que la quinta se aclara en la sexta.
A veces para ir al grano no hay que dar muchas vueltas. No TODO es complejo. Intelectualizar por sistema no es saludable; es interesante, sí, pero poco práctico.
-------------------


Antes de según qué situación, un chupito de absenta nos ahorra el listerine: tiene los mismos efectos en cuanto al aliento y encima es más alegre.
 
Se equivoca, Deker. Lo que me cuenta es un cliché muy extendido, pero el desmenuzamiento sirve para simplificar, no para complicar. Desmenuza uno el sistema en piezas más y más simples, hasta que lo entiende. Lo que sí puede hacer es renunciar a entender. Eso puede llevar a una mayor felicidad, pero cuando la naturaleza de uno lo favorece. Si uno es naturalmente curioso, es como si está naturalmente salido: por supuesto que sin pasiones sufríamos menos, pero el que las posee no va a ser más feliz en el celibato (doy fe de ello).
 
Recuerdo el tipo de diálogos que se gastaban en Ally Mcbeal. No sé si parodiaban o reflejaban un sistema de raciocinio pero eran un buen ejemplo para ilustrar lo que es complicar lo simple.
(Si a alguien le encanta analizar al microscopio todos los elementos que componen sus sentimientos en cada situación, no seré yo quien lo condene, pero ya me dirá a dónde conduce eso)
Al final se reducía a si había feeling entre el uno y el otro. Y eso pasa en las series, en las pelis, en el teatro, y en la vida orgánica.
Mire, cuando he estado (otrora) en situación de entrarle a alguien, enrollarme, ligar.., podía muy bien haber hecho un pormenorizado cálculo del comportamiento general de la especie, de los valores y roles en que nos sitúa la sociedad, del poso judeo cristiano que arrastramos e incluso de los zigzags hormonales que marean a uno de joven, etc.
¿No era mejor liarte a hablar con esa persona directamente y ver qué pasaba?: si había química, cojonudo; y si no, pues mierda.

Los magníficos diálogos que se dan en muchas pelis de Woody Allen, tampoco sé si únicamente parodian o también constatan una forma de intelectualidad hiper-rebuscada. (propia de pijos, artistas y ricos en definitiva)
(No le estoy llamando a usted ninguna de las tres cosas. Sólo intento explicarme)

Desde luego es más difícil relacionarse con el prójimo si no tiene uno sentimiento de pertenencia, grupo, tribu, patria, religión, etc. No obstante, practicar un severo análisis al “otro” no ayuda precisamente, porque es repartirle demasiadas cartas al prejuicio.
No todo el mundo se comporta con arreglo a pautas generales. Saber antropología, sociología, sicología y biología no garantizan sino la comprensión de un pueblo, la idiosincrasia de tal o cual nación, los rasgos comunes de una raza o religión, pero conviene recordar que uno a uno, las personas somos una suerte de “peculiaridades andantes” que no hay quien cojones entienda, aunque se analice tanto como quiera. Por eso al final todo se reduce a si hay buen rollo entre fulano y mengano, tanto si hablamos de padres-hijos, como de compis de ofi, como de parejas sesuales, como de ciberamigos.

Si los estereotipos resultantes del desmenuzamiento total del motor fuesen infalibles, usted y yo no habríamos hablado nunca. Si yo me ocupo de desmenuzarle a usted hasta la última tuerca para entender todo su funcionamiento, al final perderé de vista algo muy importante: el motor, el todo, usted. (y seguro que además usted me diría –con razón- que me he equivocado en un montón de detalles y que me he dejado piezas)
(Pasaría lo mismo a la inversa)

Por otra parte, en lo que a mí respecta no renuncio a entender, pero me parece de sensatos dosificar lo entendido y usarlo cuando de verdad conviene, no cuando nos perjudica.
 
Ally Mcbeal es de esos productos que deberían mantenerse alejados de personas con responsabilidad sobre detonadores nucleares, probetas con virus sintéticos, y demás artilugios que puedan desencadenar una extinción masiva.

Deker, como ya le he dicho, el afán de analizar está en mí, es parte de mis pulsiones naturales. Por eso, cuando le entro a una chica (más bien paso de lado), no sólo analizo la situación si no que no me corto a la hora de mostrarlo, pues así es como soy yo, y en función de eso es de lo que quiero que juzgue ella.

Por supuesto que nosotros no estamos definidos por nuestras características de alto nivel, pero soy un fan de la psicología evolutiva porque explica una cantidad enorme de tendencias >>generales<< en el ser humano. De hecho, por lo que he ido viendo, diría que es de las pocas ramas de la psicología que realmente siguen un método científico, básicamente porque no es psicología si no zoología aplicada. Respecto a las características culturales, soy el primero en quitarles peso, pese a la tendencia actual de hacerlas responsables de todo lo imaginable, y relativizar hasta el ridículo.

Por otro lado, no es descabellado suponer que nuestra individualidad es la intersección de un número no necesariamente muy alto de estereotipos, pero que no se han podido definir en su totalidad. Cuando intentamos definir una sequencia de estereotipos independientes que definen a una persona (independientes en el sentido de que la pertenencia o no a uno no indica nada sobre la pertenencia a otro), al cabo de un puñado de ellos notamos que se nos agotan los conceptos en el lenguaje. Pero la variedad humana, al menos como individuos existentes (miles de millones, y con tanta gente fotocopiada...) no es tan grande como para escapar a unos pocos puñados de estereotipos, si estos son realmente independientes. Uno podría conjeturar que es una limitación del lenguaje que usamos, pero que esos estereotipos son definibles de alguna otra forma un poco menos cavernícola que el lenguaje natural. De conseguirse esto, la psicología pasaría por fin a ser una ciencia, y podría ayudar en la dirección de lo que sería un logro sin precedentes: reorganizar a la población de forma emocionalmente adecuada, y no por la mierda de bingo geográfico que nos ha venido tocando desde la época de las cavernas. Pero es ciencia ficción dura.
 
Al final me parece confluir con vuecencia en sus desiderativas ficciones.
Pero haciendo de abogado del diablo,lo que pasa es que si se organizase la sociedad por afinidades emocionales, en el grupo de los cortados nadie se comería un mojón JA JA JA JA JA JA JA JA JA, etc.
Bueno, dejando a un lado los chistes, lo cierto es que se formarían digamos "países" de tímidos, de cashondos, de calculadores, de optimistas, de depresivos, de improvisadores, de estoicos, de hedonistas, de matemáticos de poetas, etc. y acabarían en guerras igual que ahora y siempre.

Y además nadie es un cien por cien nada. A usted por ejemplo le falta poesía y a mí pragmatismo.
 
Los países formados no estarían definidos por propiedades tan simples. Precisamente si es ciencia ficción no es porque no exista la capacidad física de crearlos (Internet la brinda), si no porque la causa de compatibilidad entre personas es muy compleja, y seguramente no se formalice hasta que no se entienda profundamente la mente humana, labor en la que estamos como estaban los griegos en cirujía. En particular, está claro que la compatibilidad no puede definirse como una mera similitud, si no que parece una combinación variable de similitud, que permite que haya comprensión, y diferencia, que permite que haya compatibilidad.
 
Perdón por la recursividad en la última frase. Es cuestión de elegir los términos, pero la idea se entiende.
 
Pues claro que se entiende. Se explica usted muy bien. Y es una idea interesante.

Abundando, así en general, a mí siempre me ha crujido que la Humanidad desde hace casi un par de siglos ha contado con la capacidad técnica de resolver sus problemas globales, pero no lo ha hecho.
Quizás, y si la cosa no cambia, el día en que se haya profundizado y entendido la mente humana, únicamente se quede en mero conocimiento.

Usted me dirá que precisamente sólo cuando se entienda por completo la mente humana, cabrá la posibilidad de analizar por qué no aplica los remedios, e intentar corregirlo. (Y sí, claro, podría ser eso)
 
Cuando jovencito estudié e hice teatro. Un aciago día, un profesor de interpretación naturalista me tapo la boca con la mano y me dijo que iba contra EL MÉTODO -el de Stanislavsky-, y me echo de clase. Abandoné la escuela para siempre y no miré para atrás. No volví a hacer teatro, en un escenario, je je.
El caso es que a pesar de que la gente sea gilipollas haga o no teatro, o se cultive o sea cultural o lo que sea, era interesante eso de trabajar un personaje sin juzgarlo y por muy distinto que fuese a uno potenciar los puntos de encuentro, ir al encuentro del personaje exigía un trabajo de introspección que aún sigo creyendo saludable.
 
Es recomendable tomarse un par de empatías antes de cada comida.
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?