domingo, septiembre 12, 2010

 

--LARS VON TRAILER--

Prólogo.
Dos hermanos gemelos, a cuál más hermoso y buena persona. Las fuerzas del mal les jugarán una mala pasada.

Mogollón.
Todo transcurría en equilibrio y calma hasta que un día Róbert, el de la derecha, ve estupefacto cómo una puerta se abre sola en medio de la noche. Se asusta mucho y cree que se trata de un fenómeno paranormal. Corre rápido en busca de su hermano, la única persona que lo va a comprender y no va a pensar que se ha vuelto loco. Tras la esquina lo encuentra riendo. Es él quien ha abierto la puerta con un mando a distancia. La maldad ha entrado en su corazón. El demonio Luzbel se le ha instalado entre el páncreas y los hígados. Se llama Rigóbert y ahora está poseído. Róbert abraza a Rigóbert para intentar detener sus carcajadas de alienado, pero éste de un empujón lo envía volando a más de cincuenta metros decimales mientras pronuncia frases ininteligibles. Después de esa demostración de energía, Rigóbert cae desplomado. Róbert, aturdido, se le aproxima e intenta reanimarlo dándole con un crucifijo en la frente. Rigóbert, con una voz impropia, le impreca en alguna lengua muerta. Por eso le olerá tan fétidamente la boca, piensa Róbert, que continúa dándole con la cruz como quien clava la estaca de un cercado. La insistente percusión del crucifijo en la cabeza de Rigóbert está haciéndole unas grandes marcas rojas. Sin duda son las reacciones del Maligno ante el ataque de las fuerzas divinas. El endemoniado suplica por fin a su hermano en una lengua corriente que sisplau deje ya de golpearle. Róbert se detiene y lo lleva en brazos hasta la iglesia evangélica de San Tirso Mártir, un santo varón que murió en el siglo XXII devorado por un banco de centuriones.
Cuando están ya dentro, las puertas y ventanas del templo comienzan a abrirse y cerrarse solas. Róbert vuelve a asustarse y a mirar histérico en derredor buscando la causa del fenómeno. Es entonces cuando se percata de que Rigóbert las está accionando con otro mando a distancia. Le registra los bolsillos y encuentra un montón de mandos de todo tipo. El poseso ríe nuevamente con voz estentórea, ronca, megafónica, ultratúmbica, y blasfema entre carcajadas. Un sacristán que estaba en la sacristía como es su deber, al oír el jaleo, acude veloz hasta ellos encontrándose a Róbert crucifijo en mano, pegando a Rigóbert con todas sus fuerzas. El sacristán, que no entiende nada, intenta detener al agresor y se queda perplejo al observar que uno y otro son idénticos. Róbert, sin dejar de dar, le hace un breve resumen de la situación al recién llegado. El sacristán logra reconocer alguna palabra de las que el demonio expele por la boca de Rigóbert. Es una versión muy local de un dialecto del arameo. Róbert queda pensativo y se duele de no saber colocar Aramia en el mapa. El sacristán toma agua bendita de la pila bautismal y la arroja sobre la cara de un Rigóbert  ya inconsciente. El agua lo vuelve en sí y Róbert y el sacristán le van pegando un rato cada uno durante varias jornadas. Finalmente Rigóbert muere y todos los mandos a distancia se incendian a la vez en una combustión espontánea que acaba por provocar un incendio del que salen llamas con formas satánicas y extrañas columnas de humo entrecortadas: es Luzbel, que sigue blasfemando pero esta vez empleando un lenguaje Sioux. El sacristán también reconoce algunas frases en los mensajes de humo: volveré, dice que dicen las fumaradas.

Epílogo.
En el entierro de Rigóbert, la lluvia cae suavemente sobre los paraguas negros del camposanto. Están los compañeros de trabajo del difunto, los familiares, los hijos, algunos vecinos y el sacristán. Cuando los dos mozos se disponen a colocar el ataúd en la fosa, Róbert en un ataque de llanto se abalanza sobre él y golpea su impotencia y desolación. Los nudillos contra la caja repiquetean convulsos. Al buen sacristán, un escalofrío le recorre la espina dorsal. Róbert, sin ser consciente, está expresando algo en morse y el sacristán lo ha detectado.
Fin.

(Basado en hechos reales. Rigóbert continúa muerto en el mismo sitio. Róbert está internado en un centro de excéntricos de Minesota. Y el sacristán estudia esperanto en Cuba)



Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?