lunes, abril 05, 2010

 

--DOCUMENTOS PARA UNA SIESTA--


DOCUMENTOS PARA UNA SIESTA
Cargado por BlasDeker. - Mira más videos de TV y películas.
Todo el material de este imprescindible documento ha sido grabado por una cámara. Pero bien mirado, la cámara en realidad se estaba grabando a sí misma. Lo primero que ve una cámara es su propia lente y eso es por tanto lo único que recoge con fidelidad, porque una mierda de cámara sólo es capaz de reconocerse a sí misma. Todo lo que graba más allá de su lente es dudoso, como mucho una aproximación azarosa a la realidad del objeto enfocado, caso de que la tuviere. ¿La cámara también está afectada de solipsismo? ¿Los artificios presentan pues las mismas características condicionantes que sus creadores humanos? ¿Los botones de una chaqueta tendrán entonces más o menos agujeros según los tenga su fabricante? ¡Naturalmente!
¿Podremos afirmar que no hay película mala sino cámara mal fabricada? ¡Por supuesto!
Ahora bien, si tenemos en cuenta que lo primero que ve un director de cine es su propio ojo...


Comments:
Oiga, Sr. Deker, sus semblanzas de villas españolas me dejan turulata. Estoy por invitarle/rogarle que haga una de Salamanca. Hay mucho que decir sobre ese agujero infernal.

P.S. no conocía la tradición del Corpus Chrysler. Gracias por ilustrarnos.
 
Cuando me dan arrebatos solipsistas, pienso en tetas. Enseguida dejo de despreciar la fiabilidad de la experiencia sensible, y empiezo a añorarla.
 
No sé si se puede establecer una relación entre solipsismo y autismo; pero lo que sí está claro es que de no existir las tetas, Surlaw las hubiera inventado.
 
Eso ya lo intenté a los 12 años, cuando me puse un sujetador, lo rellené con calcetines, y me miré frente al espejo, dándome cuenta de que no era lo mismo (aunque en aquel momento no fui consciente de lo presente que estaría este hecho a lo largo de mi vida). Pero lo de inventar las tetas, me atrevería a decir que es algo que todo hombre ha de probar alguna vez, de la misma forma que todo matemático debe probar a asumir que dos mas dos equivalen a cinco y verificar el principio de explosión. Hay que pasar por ello.
 
Para mí es un placer y una obligación enseñar al que no sabe, Doña Nana.
En verdad hay muy pocas ciudades reales. Si nos ceñimos a España, sólo existen Madrid y Barcelona: el resto son producto de nuestra palurda imaginación, una imaginación estancada en fase naïf. Salamanca, por tanto, es sólo una ilusión óptica.
Y el morsa es un hombre marcado por unos wondercalecetines.
Y don Opal, el subconsciente hecho carne.
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?