sábado, mayo 31, 2008

 

--EXCEPCIÓN--

No es mi estilo publicar aquí mensajes personales, como si un blog fuese un diario íntimo, ya que aunque parezca lo contrario, no me gusto lo más mínimo. Es más, una vez fui a un centro estético-plástico de prestigio para ver si me podían extirpar, y se negaron. Les dije que me trasplantaran algo al menos, cualquier cosa, fuera de mi cuerpo incluso, el brazo de un fiambre entre los omoplatos o así, para ver si me aceptaba de una santa vez. (Perdón, quise decir puta.) ¿Lo ven?, no me llevo bien conmigo, me discrepo, me discuto living. Yo hubiese sido un hombre sin carencias si llevase parte de otros personas en mi anatomía para completarme, estoy seguro a todo riesgo de ello.
En fin, la cosa es que estoy pasando un bache muy hondo, y siento nostalgia de las gentes que amo con toda su alma y que por mis cambios de hábitos ya no tengo cerca, de las gentes que he amado como sólo se puede amar en una terapia de grupo, de las gentes que están heterogéneas perdidas de la cabeza.
No me identifico conmigo mísmerly y me sorprendo hablando en idiomas que apenas conozco, tex-mex, teutón, noruego, borgoñés de la provenza...
Creo que vivo en un agudo resoplado de la flauta de Ian Anderson, el líder multiinstrumentista de Pietro Tull. Y eso que ya no me pone esa música. Quizás esté viviendo en algún episodio que me marcase para siempre en mi adolescencia, quizás el de aquella primera visita al dentista que llenó de sofisticado cemento uno de mis molares para asesinar las caries que de él habían hecho domicilio. Yo amaba mis caries, las imaginaba como gusanillos en una acogedora cueva de mi propiedad intelectual. Ellas eran así como inquilinas de mí, y yo su orgulloso casero. Pero ese malnacido odontólogo las enterró en vida.
Sí, creo que estoy anclado a ese funesto hecho.
Estoy viviendo en un empaste.
Esta película ha obtenido siete nominaciones en la Berlinale de Venecia. Opta a mejor director, mejor actor, mejor argumento, mejor doblaje, mejores efectos, mejor largometraje de dos minutos y medio, y mejor vestuario.

Agradecimientos:
Massimo Dutti.
Ray Ban Damme.
Opal Vajillas.
Esgarrae Sociedad de Autores.
Alfil & Alcabo Modas Bisex.
Inodoros Warrus.
Chancletas Fluchos.
Cluster Bicarbonato Módico.
L.A. Lakers.
L.A. Woman.
La Chanson française.
Museo del Antifaz.
Feria del Juguete.
Arzobispado de Mónaco.
Danacol Antisalud.
Berlinale de San Sebastián.
Real Colegio de Estomatólogos.
Festival de Fado Villa de Madrid.

Os amo a todos y os dedico esta espléndida obra de arte. Sin vuestra aportación no hubiera sido posible. Me habéis ayudado a crecer como persona y como vegetación.
Un beso.

Comments: Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?